La guerra civil de Siria

Hugo Farías Moya· 13 August, 2012 16:08
Columnas

El mismo guión que ocupó la Otan en Libia lo están realizando en Siria

A diferencia de los enfoques que tenían durante la invasión norteamericana a Irak, ahora hay canales de televisión que sintonizan la misma onda. En 2003 la CNN mostraba en Irak una contienda sin cadáveres, sólo con cielos iluminados por los misiles. En ese momento la qatarí Al Jazeera mostraba la verdad de esa guerra infame. Después se supo que en 2004 George Bush pensó bombardear sus instalaciones en Qatar.

La crisis en Siria ha logrado el milagro de que CNN y Al Jazeera converjan en una misma lectura (como siempre el imperio termina por corromper a la prensa hostil), lo mismo que Al Arabiya, de los Emiratos Árabes Unidos. Las tres proveen al mismo tiempo la misma versión de lo que sucede en Siria. Sucintamente, que allí rige una dictadura familiar muy cruel y enriquecida, que su pueblo demanda democracia y que el Ejército Libre Sirio (ELS) está luchando por ese objetivo. Esa oposición necesita de la intervención de los países amantes de la libertad, comenzando por Estados Unidos, dice la CNN, y no se olviden de Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, añaden sus colegas.

Una parte de la audiencia mundial y de Chile (por supuesto) debe creer en ese discurso tan sesgado y funcional a la Casa Blanca. Pero aún si esa valoración fuera la adecuada (que no es) la versión edulcorada dejaría sin contestar cosas elementales. ¿Cómo se puede calificar de ícono de la democracia al imperio más armado de la historia y con guerras en varios frentes simultáneos?

Tampoco se demostraría qué semejanza con la democracia tienen los reyes y emires multimillonarios que nunca trabajaron y que tampoco ganaron una sola elección en sus vidas. Casos del rey saudita Abdalá Bin Abdelaziz, el emir de Qatar Hamad Bin Khalifa al-Thani y el de Emiratos Árabes, Khalifa Bin Zayed Al. Si estos personajes son la equivalencia de ejemplo de democracia, entonces el presidente sirio Bashar Al Assad, no deben ser tan dictador ni puede ser peor que ellos.

Siria es un país árabe que bien podría calificarse de “laico”, en comparación con el grueso de los que componen la Liga Árabe, desde tiempos del extinto presidente Hafez Al Assad, que gobernó hasta 2000 y fue reemplazado por su hijo Bashar.

Con ambos hubo un relativo equilibrio de religiones y confesiones, pues el grupo presidencial pertenece a los alawitas (rama musulmana de los chiítas), de buena relación y armonía con los mayoritarios sunitas, drusos, cristianos, etc. Congeniar tantas visiones del mundo, de la política y de los negocios, no ha sido fácil, pero sus enemigos no le reconocen siquiera este mérito.

Siria no es el paraíso, desde el punto de vista del desarrollo económico, pero tiene un desarrollo intermedio. No hay miserias espantosas y, dentro del capitalismo, el Estado está presente. Cultivan trigo y algodón, y tiene industrias textil, cementera, metalúrgica, refinerías y centrales eléctricas, amén de su milenaria cultura. Explota sus reservas petroleras y, sobre todo, estaría sentada (y aquí las sospechas de porqué quieren derrocar al gobierno) sobre las reservas de gas más impresionantes del planeta. Se habla incluso de reservas de 250 años par alimentar a toda Europa. Ese potencial tiene que ver, seguro, con sus desgracias y violencias reaparecidas en el escenario mundial el año pasado.

INICIO DE LA GUERRA

La orden de largada de la actual guerra civil se dio el 15 de marzo de 2011 en la ciudad de Deraa, cuando opositores al gobierno prendieron fuego a los tribunales de la ciudad y la sede del partido oficialista Baath.

Hubo represión y muertos y heridos por ambas partes. Allí se prendió una mecha que fue incendiando paulatinamente el país y que en este julio llegó con batallas a la misma capital, Damasco.

Las posiciones se fueron polarizando y convirtiéndose en irreconciliables. Para esos opositores, Al Assad es un dictador y debe ser depuesto violentamente, siguiendo la huella de las rebeliones de Egipto y Túnez. En realidad, esos opositores no están siguiendo el modelo del Cairo sino de Libia, donde no fue una rebelión popular la que derrocó a Muammar Khadafy sino una intervención armada extranjera, (de la Otan dirigida por EEUU) junto a operadores locales.

Esos sirios organizaron su Ejército Libre de Siria y un Consejo de Transición de Siria, a imagen y semejanza con lo que la Otan forjó en Bengazhi y otras ciudades del norte de Libia, hasta que pudieron entrar a Trípoli y asesinar a Khadafy.

Los líderes del CTS viven en Francia y los del ELS en Turquía, aunque a esta altura de los acontecimientos, por el fragor de los mismos, varios de esos jefes, sobre todo los militares, ya deben estar en el terreno.

Por su parte el mandatario sirio también radicalizó su posición y calificó a sus enemigos como “mercenarios” y “terroristas”. En un principio el Gobierno hizo una concesión importante, pues levantó el estado de emergencia que tenía varias décadas de existencia prohibiendo manifestaciones y protestas. Abrió así una válvula de escape para que la oposición apostara a una vía pacífica. Al mismo tiempo en febrero pasado llamó a elecciones para un referendo y nueva Constitución, un comicio donde los opositores se automarginaron. Después se podrán repartir las culpas, pero el hecho es que el Presidente sirio buscó abrir algunas compuertas democráticas y la oposición las dinamitó. Esa opción por la vía militar no fue casual porque durante 2011, mientras eso ocurría, los opositores sirios estaban encantados con el giro de la guerra en Libia. Había que buscar eso mismo en Siria, decían.

Ante la espiral de violencia, las Naciones Unidas y la Liga Árabe eligieron a Kofi Annan, ex secretario general de la primera entidad, para una misión de paz en Damasco. Después de negociar con Al Assad y la otra parte, de hablar con líderes de EE UU, la Liga Árabe, Rusia y China, Annan desembarcó en el país árabe a principios de abril. En su segundo viaje pudo anunciar un plan de paz de seis puntos que comenzaría con un alto al fuego el 12 de abril. Pero los tiros nunca cesaron.

VAN POR LA CAPITAL

Si se evalúa desde marzo de 2011 a la fecha, se nota un cierto avance de los opositores armados, lo que no significa que vayan a ganar ni que estén a punto de hacerlo, como surge de las crónicas de El País de Madrid, agencia Reuters y otros medios pro estadounidenses, descontando las tres cadenas de televisión citadas al comienzo.

Han avanzado porque su lucha no se planteó sólo en la ciudad central de Homs o en las norteñas Idlib y Aleppo. Además de esos escenarios, fueron a dar la pelea en Damasco, donde el 18 de julio perpetraron un atentado terrorista de gran magnitud y a la vez ocuparon durante algunos días barrios metropolitanos y localidades cercanas. Al final debieron replegarse. Las tropas regulares de Al Assad y sus milicias (Shabiha) recuperaron todas esas posiciones.

El atentado merece una mención especial. Fue perpetrado en la sede de la Seguridad Nacional, y mató cuatro funcionarios de primer nivel: Daoud Rajha, ministro de Defensa; Asef Shawrat, viceministro de Defensa; Hassam Turkmani, ex viceministro de Defensa e Hisham Ijtiiar, jefe de Seguridad Nacional. Entre los heridos quedó el ministro del Interior, Mohammed al-Shaar. Ayer mismo se produjo un nuevo atentado sobre la cadena de Televisión oficial.

Denotando su simpatía con el bando de los autores del atentado, la prensa europea tituló el 19 de julio a seis columnas: “Golpe al corazón del poder en Siria”. Si esa misma bomba hubiera estallado en el Pentágono, el titular habría sido: “Gravísimo y criminal atentado terrorista en EE UU”.

Por otro lado los contrarrevolucionarios, con abierto apoyo de Turquía, se han apoderado de dos pasos fronterizos entre Siria y ese país; y controlarían otros seis de la frontera con Irak. Cada uno de esos países tiene alguna razón para aportar fondos, armas y propaganda para la caída de Al Assad. Turquía porque se siente afectado por los planes sirios, de apoyar un gasoducto de empresas rusas, que puede arruinar los trazados por autoridades turcas y estadounidenses. Arabia y Qatar, porque quieren borrar del mapa a Irán y también a Siria, a la que consideran excesivamente aliada a Mahmoud Ahmadinejad (Pdte. de Irán). Israel también alimenta esta campaña contra Damasco, un viejo enemigo suyo desde 1967, al que le ocupó las Alturas del Golán. Si abaten a Al Assad, Israel nunca las devolverá y también creerá más debilitado a Irán, al que quiere bombardear sus plantas de producción de energía nuclear y otros objetivos.

En suma, los gobernantes sirios tienen serios déficits en materia de democracia y renovación política (Aunque se reconoce asimismo como un gobierno abiertamente antimperialista y antinorteamericano). Pero los payasos que EE UU pondrá en su lugar para gobernar, si llega a concretar sus planes intervencionistas, serán mucho peores. Esa película imperial ya se vio en Irak, Afganistán y Libia.

Hablando de Libia, un dato a favor de Siria: el 19 de julio Moscú y Beijing vetaron en el Consejo de Seguridad, por tercera vez, un proyecto de intervención armada contra Damasco patrocinada por Washington. En Libia estos dos países habían votado una resolución similar, señal de que ahora, tarde, aprendieron la lección. Al imperio no le será fácil comerse Damasco.

En resumen, no hay que caer en la trampa que aquí está en juego la democracia de Siria. Si así lo fuera, también se debería luchas contra Arabia Saudita, contra los Emiratos, contra Turquía y un sinnúmero de países con dinastías que se suceden. Lo que realmente hoy está en juego en Siria es cómo se reparten la Otan y sus aliados el gas que tiene en sus reservas. Todos conocemos las triquiñuelas, mentiras y tropelías que comete EEUU y sus aliados para apoderarse de los recursos naturales de los países que invade y combate. En el caso de Chile no es necesario invadirlo, sino que se corrompe a los políticos locales (Concertación y Alianza) para enajenar nuestros recursos naturales. (Cobre, litio, etc., etc.).Y así, sin disparar un tiro se convierte en un país lacayo del imperio.

Esta historia continuará……

Por Hugo Farías Moya

Hugo Farías Moya
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.