Los personajes del terror del nuevo comando de Bachelet

El Ciudadano
14 July, 2013 07:07
#Política, #Portada

Operadores del grupo Luksic, de Paz Ciudadana y pontífices del neoliberalismo son las estrellas del recién estrenado equipo de la candidatura de Michelle Bachelet. Una constelación que si bien abarca desde la Democracia Cristiana hasta el Partido Comunista, tiene en puestos claves a firmes defensores del modelo económico inaugurado por Pinochet. Una Nueva Mayoría que huele a más de lo mismo.

Tras el abultado respaldo recibido en las primarias, la candidata presidencial del pacto Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, presentó a los integrantes del comando que definirá sus propuestas programáticas para las presidenciales de noviembre. Al revisar la lista, la promesa hecha por la ex mandataria de concretar reformas estructurales para acabar con la desigualdad en su presentación en El Bosque, queda sepultada por una red de neoliberales que controlan las áreas claves del programa de la candidata.

Vadeando los silencios y las evasivas, hasta hoy se conoce que el eje principal de las propuestas de Bachelet es una reforma tributaria para financiar una educación pública gratuita. Nada dice de distribución del ingreso, poder de negociación real de los trabajadores y menos aún de nacionalización de los recursos naturales. Tampoco se ha pronunciado sobre políticas ambientales, matriz energética o si apoyará o no Hidroaysén. La única forma de saber cuáles serán los énfasis de su hipotético gobierno es revisar el currículum de sus asesores.

Cuando la ex jefa de ONU Mujeres presentó su equipo destacó que “la diversidad de ideas que habrá en esta casa es una muestra de amplitud y de diálogo por el otro”. Una diversidad que abarca desde figuras del PC hasta repetidos democratacristianos y operadores del grupo Luksic. Un equipo sin los codazos ‘institucionalistas’ de Camilo Escalona, pero empapado en su ideario de mantener el modelo económico; un equipo que ya no tiene a Andrés Velasco, pero sí todo su ideario neoliberal.

El círculo íntimo de Bachelet mantiene en puestos claves a Rodrigo Peñailillo como coordinador general, a Álvaro Elizalde como jefe de comunicaciones y a Alberto Arenas como encargado de programa.

El guiño a la izquierda son cargos nominales dados al Partido Comunista que no inciden en los lineamientos centrales del programa. La soñada Nueva Mayoría repite el rol asignado al pensamiento de izquierda en los gobiernos concertacionistas, que tiene cabida en materias culturales, de género o juveniles. Así el ex presidente de la Feusach, Camilo Ballesteros, estará a cargo de la red de jóvenes; el director del ICAL, Marcos Barraza, será minoría en el  área de Educación y la concejal por Santiago, Claudia Pascual, tiene un rol figurativo en la red de mujeres. Patricio Palma, quien integra el Equipo Programa, es la única carta fuerte del PC en un espacio clave de la candidatura.

De terceros con un ocho por ciento de la votación en las primarias, los democratacristianos se tomaron el programa de la candidata de la Nueva Mayoría. Así  las repetidas monsergas de “mantener los equilibrios macroeconómicos” o “la responsabilidad fiscal”, promovida por el presidente de la falange, Ignacio Walker y su sector conocido como los ‘príncipes’ serán el rosario a seguir de la candidata.

El responsable territorial del comando será Pablo Badenier, la alcaldesa de Peñalolén, Carolina Leitao, junto a la independiente Josefina Errázuriz (guiño a los movimientos ciudadanos) serán sus encargadas municipales. También están los economistas DC, René Cortázar  y Alejandro Micco, por nombrar sólo algunos.

EL HOMBRE DE LA REFORMA PREVISIONAL

El Equipo Programa de Bachelet está integrado, además de Palma, por el DC Alejandro Micco, el senador PPD Ricardo Lagos Weber y el radical Gabriel Guzmán. Pero quien lleva la batuta es Alberto Arenas, quien fuera director de Presupuesto en el anterior gobierno de la candidata, artífice de la reforma previsional que ni tocó a las AFP y director del Canal 13 nombrado por Andrónico Luksic.

Ex militante comunista y dirigente estudiantil, Arenas tras titularse de Ingeniero Comercial en la Universidad de Chile dejó las poleras con imágenes del Ché Guevara y aflojó el puño para irse a trabajar en 1991 en la gerencia de estudios del Banco Sud Americano. Dos años después se fue a estudiar un doctorado a la Universidad de Pittsburgh, en EE.UU., donde inició su línea de pesquisas sobre la reforma previsional realizada en Chile por Pinochet.

Arenas es cercano a Camilo Escalona y presentó la propuesta de reforma tributaria de Bachelet que apunta a recaudar 3% del PIB (unos US$ 8.200 millones) terminando con el Fondo de Utilidades Tributables (FUT), sube el impuesto a las  empresas de 20% a 25% y baja la tasa máxima de las personas de 40% a 35%. Durante este año se ha preocupado de dar señales de ‘confiabilidad’ al empresariado respecto de que las promesas de Bachelet que recogerían las demandas sociales no ‘afectarán la inversión’.  No en vano, una entrevista publicada por La Tercera parte diciendo que las palabras que más repite son “prudencia”, “seriedad” y “responsabilidad”.

Con quienes Arenas no estuvo preocupado de dejar una buena impresión fue con los  empleados fiscales. A la hora de sentarse a negociar los reajustes al sector público, los dirigentes recuerdan una mano muy mezquina.

En alta estima de Bachelet y su ministro de Hacienda, Andrés Velasco, estuvo a cargo del diseño e implementación de la reforma previsional hecha durante el primer gobierno de la ex mandataria, la que no tocó las ganancias de las AFP y se limitó a crear una Pensión Básica Solidaria a cargo del Estado. Es decir, una reforma que repite el rol subsidiario del Estado sólo donde los agentes económicos no llegan.

En la entrevista dada al diario del grupo Saieh, Arenas pone de modelo dicha reforma para sus propuestas tributarias, sobre todo su ‘sustentabilidad’ y el ‘poder sostenerse en el tiempo’ “porque estuvo pensada para las próximas cuatro décadas al menos”. Pasaron los años y hasta Joaquín Vial, quien fuera presidente de AFP Provida, reconoció en 2012 que el 60 % de los afiliados a las AFP tendría una pensión menor a 150 mil pesos mensuales. Incluso el presidente Sebastián Piñera reconoció la necesidad de otra reforma, lo que provocó la molestia de su hermano José, mentor del sistema de capitalización privada para financiar a los grandes grupos económicos.

Otra huella de Arenas fue ‘aconsejar’ a Bachelet de sacar del discurso del 21 de mayo de 2008 el descuento del 7 por ciento de salud para los pensionados. La decisión aplaudida por Andrés Velasco, es reconocida como uno de los grandes errores de la ex mandataria y fue caballito de batalla de la candidatura de Piñera.

Una vez desalojado de la Moneda por la derecha, en mayo de 2010, Arenas fue nombrado por Andrónico Luksic en el directorio del Canal 13, recién comprado a la Universidad Católica. Allí estuvo hasta desembarcar en el comando de Bachelet.

Otra joyita de Arenas es nombrar a su cercano, el economista Aldo González en el diseño de las políticas de consumidores de la ex mandataria. González se desempeña como Director Académico Diploma en Regulación y Competencia de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, puesto desde donde testificó a favor del supermercado Líder en un juicio ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia; redujo el problema de la fusión LAN TAM a una “mejora de la competitividad” emitiendo informes a favor de la línea aérea y cuestionó la injerencia  de las organizaciones de consumidores como integrante de la Comisión Asesora Presidencial para la Defensa de la Libre Competencia.

EL EQUIPO ECONÓMICO

Si los orejeros neoliberales de Bachelet durante su primer gobierno fueron criados en Expansiva, ahora las influencias vienen de Espacio Público, un think tank creado en 2012 por el economista y columnista dominical de La Tercera, Eduardo Engel.

En una entrevista confidenció que dicho espacio fue creado porque “en Chile, la centroderecha ha tomado posiciones bien ideológicas y en la centroizquierda hay una visión que confía demasiado en la capacidad del Estado para resolverlo todo”.

Formado en la Universidad de Yale, Engel siempre miró con buenos ojos la privatización de empresas públicas. En un análisis de la privatización de las autopistas en Chile aplaude que hayan sido abiertas a capitales extranjeros y se garantice la no expropiación.

El economista suele pontificar a favor de las reformas laborales que implican precarización del empleo, se manifestó contrario al posnatal de seis meses y fue uno de los teóricos que explicaba el movimiento social del 2011 por “el aumento del Ingreso Per Cápita que genera una ciudadanía con más demandas”. También es contrario al sistema de reparto previsional y, a su juicio, el principal problema del sistema de AFP son las lagunas previsionales y el aumento en la expectativa promedio de vida de los chilenos.

En políticas energéticas, Engel repite el rosario de la necesidad de inyectar más megawatts para el ‘crecimiento de la economía’. “La pregunta es por qué grupos relativamente pequeños han logrado detener uno y otro proyecto con lo que parece ser un apoyo sustantivo de la opinión pública. Esto sugiere que la institucionalidad democrática, que debe promover la participación ciudadana sin que esto sea sinónimo de derecho a veto, no está funcionando bien”- fue su queja tras las protestas contra Hidroaysén y Barrancones.

Y hay más: Argumentando mejoras en el empleo femenino, llegó a criticar el gobierno de Piñera diciendo que “nada se ha hecho para derogar el Artículo 203 del Código del Trabajo que obliga a los empleadores a proveer salas cunas en empresas con veinte o más trabajadoras”.

Engel es como la versión concertacionista de Cristián Larroulet, con amplia tribuna en la prensa nacional. Con fama de economista serio, de ceño adusto y barba, repite el lenguaje de los tecnócratas de la competitividad y la eficiencia en sus columnas del cuerpo de Reportajes de La Tercera, pontificando a menudo con recetas neoliberales para “alcanzar el desarrollo”.

DE CENSURAS Y OTRAS COSAS

El nombre de René Cortázar había pasado al olvido tras su salida de la gerencia de Canal 13 y su reemplazo por Nicolás Eyzaguirre. Bullada fue la censura que aplicó a un reportaje de la serie Contacto dedicado a la discriminación de las empleadas domésticas  sólo minutos antes de salir al aire. El desatino provocó la renuncia del director de prensa del canal, Patricio Ovando, y de la editora de Reportajes, Pilar Rodríguez.

No es el único caso de censuras en la historia del economista DC. En su prontuario se suman varios más durante su estadía en Canal 13 (un medio cuantifica en una decena) y  cuando era director ejecutivo de Televisión Nacional, en 2000, ordenó que se omitiera los vínculos de la CIA con El Mercurio en un reportaje de Informe Especial. Como los periodistas se hicieron los lesos y emitieron el reportaje igual, fue a dar la pataleta en la reunión del directorio, en donde no tuvo apoyo y terminó renunciando al canal estatal.

Cortázar no es sólo operador del grupo Luksic, sino que también de Agustín Edwards. Dos años antes aplicó tijeras a un reportaje de la periodista Patricia Espejo en el que la entonces senadora Carmen Frei insinuaba que su padre, ex presidente Eduardo Frei Montalva, murió por acciones del agente DINA Eugenio Berríos. Para Cortázar había que cuidar la frágil institucionalidad.

A su prontuario, Cortázar suma haber sido parte del directorio de La Polar entre abril y noviembre de 2010, pocos meses antes que estallara el escándalo de la multitienda por las repactaciones unilaterales. Por ello fue sancionado por la SVS junto a los otros ejecutivos de la multitienda que hizo su modelo de negocios aplicando intereses groseros a los clientes que se veían obligados a repactar.

Dichos negocios no impiden que Cortazar sea un devoto ferviente. En su vida combinó  el rosario con las reuniones de los directorios de D&S, Entel Chile, CorpBanca y AES Gener, donde participó. Llegó a ser hasta vicepresidente de Icare.

Cortázar es uno de los pocos dinosaurios de la Concertación que van quedando. Acostumbrado a operar en las sombras, fue ministro del Trabajo de Patricio Aylwin, cargo donde ratificó las líneas gruesas de las políticas laborales de la dictadura. En 2007 asumió como ministro de Transporte de Bachelet para aplicar su visión ingenieril en la crisis del Transantiago.

Cuando todos creían sepultado al personaje por su historia de censuras y cabildeos a favor de los grupos económicos, resucita por obra y gracia de Bachelet.

EL RESTO

Otra integrante del núcleo económico de la candidata de la sonrisa es la economista del MIT, Andrea Repetto. Académica de la Escuela de Gobierno y  Directora del Magíster en Economía y Políticas Públicas de la Universidad Adolfo Ibáñez, presentó en agosto de 2011 un documento titulado Hacia una nueva legislación laboral, cofirmado con Ricardo Solari, ex ministro del Trabajo, Marcelo Albornoz, ex director del Trabajo y Francisco del Río, asesor legislativo.

En el documento proponen flexibilidad laboral, indemnizaciones laborales a todo evento, medidas para fortalecer la negociación colectiva y establecer la sindicalización automática provisoria. También aceptan la posibilidad para las empresas de contratar reemplazantes en huelgas a partir del décimo día.

Comparte puesto en la UAI y entre los ungidos para el núcleo económico de Bachelet, su ex ministro de Obras Públicas, Eduardo Bitrán. Militante PPD a su participación en los gobiernos concertacionistas, suma su presencia en varios directorios de empresas. Antes de ser ministro sentó sus posaderas en el directorio de Transelec y en Salcobrand. También participó en los directorios de Fondos de Capital de Riesgo, la privatizada  Emos, en Enami, Fepasa, Intec, Ciren y Sercotec. Bitrán fue uno de los fundadores de Expansiva y hasta ahora era director de Desarrollo en la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI.

El ex presidente del Banco Central, José de Gregorio, es otro DC integrante del equipo económico. Se autodefine como conservador en los valores y como ‘liberal’ en lo económico. Siempre crítico de reformas laborales que beneficien a los trabajadores, es también contrario a la negociación interempresas y mucho más a la gratuidad en la educación.

También es del partido de la flecha roja el ex superintendente de SVS, el economista Guillermo Larraín. Como los anteriores, también comparte el alma entre lo público y lo privado. Larraín ocupó el cargo de gerente de estudios de BBVA Chile entre 2000 y 2003, fue director de Bandesarrollo Administradora General de Fondos, banco ligado a la falange y fue asesor de la implantación de las políticas neoliberales en Armenia.

Larraín es columnista habitual de La Segunda y en junio tras la estampida de muchos afiliados de las AFP de los fondos A y B criticó a estos y se manifestó a favor de regulaciones que empoderen más a las AFP.

Cierran el equipo los economistas Alejandro Micco, también de la falange, doctor en Economía de la Universidad de Harvard e investigador del BID y del Banco Central, y  Óscar Landerretche.

LA VOCERA DE PAZ CIUDADANA

Una empleada de Agustín Edwards será la vocera de la candidatura de la Nueva Mayoría. Es quien fuera subsecretaria de Carabineros, la DC Javiera Blanco Suárez.

Abogada de la PUC, Blanco desarrolló su carrera en la Fundación Paz Ciudadana entre los años 1998 y 2006, siendo gerente de proyectos de la entidad creada por el dueño de El Mercurio para permear a la opinión pública y a los gobiernos de que la delincuencia es la principal preocupación de la ciudadanía de un país con uno de los más bajos índices en el área del continente. No en vano hasta que las protestas estudiantiles se tomaran la agenda, la ‘seguridad ciudadana’, como bautizó Paz Ciudadana al fenómeno de la violencia urbana, fue la principal preocupación de las personas en las encuestas.

En 2008, como subsecretaria de Carabineros, Blanco tras ser llamada por el senador PPD, Guido Girardi, pidió sanciones a dos policías que habían pasado un parte al chofer del senador por conducir a 136 kilómetros por hora por la Ruta 68. De no haber salido el caso por los medios, los policías hubiesen quedado con anotaciones negativas en su hoja de vida.

Una vez derrotada la Concertación por la derecha, Blanco volvió al directorio de la Fundación Paz Ciudadana, cargo que ocupó hasta este jueves, día en que fue presentada como la nueva vocera de Bachelet

Mauricio Becerra R.
@kalidoscop
El Ciudadano

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.