"Los más perjudiciales fueron los tampones ultra absorbentes Rely, de Procter and Gamble", explica la Asociación Orgánica de Consumidores.

¿Estás poniendo herbicidas de Monsanto en tu vagina? Tales tóxicos se hallaron en un 80% de los productos de higiene femeninos

El Ciudadano
3 March, 2016 20:03
#Argentina, #Medio Ambiente, #Mundo, #Salud, #Sociedad

Herbicida-Tampon-Toallita

A fines de los años 70 y principios de los 80, más de 50 mujeres estadounidenses murieron por causa de sus tampones. Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la industria de higiene femenina han hecho enormes esfuerzos por enterrar este episodio en el olvido y catalogarlo como un “rumor”, lo cierto es que en esa época, en ciertos tampones se encontraron bacterias letales y suficientes cantidades de químicos como para matar o dañar a más de mil mujeres.

Como publicó la Asociación Orgánica de Consumidores:

“Los más perjudiciales fueron los tampones ultra absorbentes Rely, de Procter and Gamble. De acuerdo al libro Soap Opera: The Inside Story of Procter and Gamble (Culebrón: La historia secreta de Procter and Gamble), la compañía desestimó durante años las quejas de las consumidoras acerca de los tampones. Un memo de 1975 de la firma reveló que los tampones Rely contenían agentes conocidos como causantes de cáncer, y que el producto alteraba los organismo naturales que hay en la vagina. Los productos Rely fueron retirados de las estanterías comerciales en 1980, pero muchas mujeres alegan que han quedado con una serie de secuelas que incluyen histerectomías e infertilidad”.

Entre las mujeres que son conscientes de su salud, la toxicidad de los tampones más vendidos ha sido por mucho tiempo un tema de preocupación. “Tal como doy un rotundo no al aceite de algodón, por la misma razón doy un rotundo no a meterme algodón tóxico en mis partes íntimas”, escribe Meghan Telpner. “¿Sabían que cada año en EEUU se rocían 38 millones de kilos de pesticidas en 6 millones de hectáreas de algodón?”.

Y continúa:

“El rayón/viscosa usado en Tampax está hecho de pulpa de madera. Los árboles no se transforman en rayón por arte de magia, sino que pasa por un proceso que requiere de cientos de químicos. La clorina para blanquear la pulpa de madera es el mayor peligro. El proceso crea hidrocarburos clorados, un grupo de químicos muy peligrosos con subproductos que incluyen dioxinas, que están entre las sustancias más tóxicas que se conocen. No existen los niveles seguros de dioxinas; son imposibles de eliminar y se quedan en tus tejidos”.

tampons

Ahora, los herbicidas tóxicos de Monsanto se han encontrado en un 80% de los productos de higiene femeninos

En 2015, el químico glifosato se encontró en la mayoría de los productos de higiene para la menstruación. Este químico está en el herbicida RoundUp, de Monsanto, que se usa en los cultivos de algodón genéticamente modificado.

El equipo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata, liderado por Damian Marino, reveló sus conclusiones en octubre del año pasado. Un estudio como ese jamás ería conducido en una universidad de EEUU, porque entrarían en conflicto de intereses con Monsanto.  Por ejemplo: El profesor Kevin Folta de la Universidad de Florida, fue descubierto recibiendo $25.000 dólares de Monsanto luego de decir públicamente que no tenía lazos económicos con la compañía de herbicidas. Aunque Folta ha sido expuesto exhaustivamente como un académico fraudulento, que viola la ética universitaria, la Universidad de Florida no ve el problema con su dudoso desempeño. Hay una carta secreta en que Monsanto accede a pagarle 25.000 dólares.

Revolution News escribe: “Un equipo de científicos argentinos encontró huellas de glifosato en un 85% de productos femeninos de higiene y cuidado personal que contienen algodón y que se venden comúnmente en farmacias y supermercados”.

“El informe nos dejó impactados”, afirma el doctor Medardo Ávila Vásquez a Revolution News. “Nos habíamos concentrado en el glucosato presente en los alimentos, pero no habíamos pensado que los productos que usamos en todos los hospitales y centros de salud en el país, estaban contaminados con un producto carcinógeno. Las autoridades deben dar una respuesta inmediata a esta situación”.

Se sabe que el glifosato provoca cáncer, pero se soborna a los propagandistas para que oculten la verdad

La Agencia de Protección Ambiental de EEUU conspiró por décadas con Monsanto para hacer creer al público que el glifosato era inofensivo, aún antes de saber que la molécula era extremadamente dañina.

La revista Forbes, nombrada como la “publicación más maligna de EEUU” por el medio EVIL.news, ha sido muy útil como medio de propaganda para Monsanto, a trevés de sus agentes Henry Miller y Jon Entine, quienes son pagados por la compañía herbicida. Ambos han sido expuestos como “mercenarios de los OGM” y traidores de la ciudadanía, por defender el uso de tóxicos a cambio de enriquecerse.

forbes monsanto

“De granjeros parias a superestrellas de las semillas: Monsanto, la compañía del año” (Número de la revista Forbes, 2010)

La vagina absorbe los químicos presentes en los tampones. Eso es indiscutible. Cuando éstos están hechos de algodón OGM –que es la gran mayoría del algodón que se comercializa– casi siempre contienen glifosato, el que se absorbe a través de las paredes vaginales y llega al torrente sanguíneo.

Esto significa que incluso más allá de los alimentos contaminados con este químico, las mujeres deberían considerar la posibilidad de estar siendo envenenadas a través de la vagina, por causa del uso regular de tampones y toallas higiénicas hechos con algodón modificado.

La única forma de evitar que los OGM contaminen tu vagina, es asegurarte de estar usando productos para la menstruación certificados como orgánicos, hechos de algodón u otros materiales orgánicos.

Traducción, El Ciudadano.

Fuente, Natural News.

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.