En Ordenanza Municipal de Protección Animal

Valparaíso: Organizaciones propondrán modificación legal que prohíba mutilaciones por estética en animales

Activistas buscan impedir que se continúe practicando, por razones ajenas a las de salud, el corte de colas y orejas, las desvocalizaciones, y la resección de uñas y tercera falange en mascotas. "A todas luces es crueldad, es maltrato animal", sostiene uno de los impulsores de la medida.

Amputación estética animales

Un conjunto de organizaciones animalistas de Valparaíso, agrupadas en un Concejo Comunal, han trabajado desde hace aproximadamente un año con el objetivo de modificar la ordenanza municipal que regula la protección animal en la comuna. En ese marco, surgió la propuesta desde la organización Revolución Animal de establecer la prohibición de la mutilación en animales por razones estéticas.

Las organizaciones han estado trabajando con el departamento de Medio Ambiente de la Municipalidad de Valparaíso, así como con el legal, con el objetivo de poder hacer entrega próximamente del documento final al alcalde Jorge Sharp, quien deberá presentar la propuesta al Concejo Municipal.

Específicamente, en el Artículo 9 del proyecto, en la letra K), se señala que “estarán prohibidas las operaciones quirúrgicas para el propósito de modificar la apariencia de un animal de compañía o para otros fines no curativos en particular”, mencionando “el corte de colas, el corte de las orejas; desvocalizaciones; resección de uñas y tercera falange”.

De todas ellas, probablemente haya alguna que no sea tan conocida, como la desvocalización canina. Esta se refiere a una operación para extirpar las cuerdas vocales del perro, tras la cual el animal en lugar de ladrar sólo puede emitir un murmullo.

Perro boxer

“A todas luces es crueldad, es maltrato animal”

Juan Carlos Oróstica, coordinador regional del Frente por los Animales de Revolución Democrática y participante en la creación de la propuesta, explica que la Ley 20.380 sobre Protección Animal no señala nada al respecto, como tampoco lo hace la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas, que se votará en abril en el Congreso. “Nos parece fundamental que en una ordenanza municipal se prohíba, porque a todas luces es crueldad, es maltrato animal y no se ha abordado”, señala Oróstica.

El activista por los animales aclara que la prohibición apunta específicamente a aquellas mutilaciones por estética y no a las que son recomendadas por especialistas debido a enfermedades o situaciones de riesgo de los animales. “Por una cuestión de que al dueño de una mascota se le ocurrió que el perro se veía más bonito, más choro, si le cortan las orejas, eso se debiera prohibir, porque es un maltrato animal”, señala.

Juan Carlos Oróstica

Juan Carlos Oróstica

Agrega Oróstica: “Los animales tienen que dejar de ser cosas para las personas y las leyes. Son seres vivos, y yo creo que a ningún ser humano se le ocurriría cortarle las orejas a un ser humano porque se va a ver más lindo con las orejas más cortas, o -no sé- mutilarle cualquier parte del cuerpo a una persona. Los animales merecen el mismo respeto y la misma dignidad que la que tenemos los seres humanos”.

El caso español

La iniciativa de las organizaciones de la Región de Valparaíso emerge igualmente en el contexto de la campaña #NoMeMutiles, impulsada por animalistas en España, y que este jueves 16 de marzo consiguió un gran triunfo en favor de los animales en ese país.

El Congreso de esa nación aprobó durante la jornada la prohibición de la amputación de la cola de los perros, sin excepciones. Con los votos a favor de Unidos Podemos, PSOE y Esquerra Republicana (ERC), se estableció esta nueva normativa, rechazando así la reserva presentada por el Partido Popular en la que pedían la excepción de esta práctica a cachorros de razas relacionadas con la caza.

Daniel Labbé Yáñez
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.