Los movimientos sociales realizaron ayer una jornada de lucha para reclamar que se avance con el tratamiento de la ley de Emergencia Alimentaria y en rechazo a las reformas que impulsa el Gobierno de Mauricio Macri.

Con la instalación de ollas populares en la ciudad de Buenos Aires y en distintos puntos del país, hubo cortes de calles y concentraciones.

En el marco de la jornada denominada “Mil Ollas por la Emergencia Alimentaria”, desde los movimientos explicaron que no recibieron respuestas del Ejecutivo trasandino a sus reclamos y que preparan una gran movilización al Congreso para fin de mes a fin de que se trate la agenda social.

Según Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie, “no hubo ninguna respuesta del Gobierno”. Anticipó que en caso de que las cosas continúen así y no reciban ninguna respuesta “será un diciembre complicado”, previendo nuevas protestas.

Entre los reclamos de las organizaciones se encuentran el “urgente tratamiento de la ley de Emergencia Alimentaria, impulsar una ley integral de la Economía Popular, rechazar la reforma laboral y jubilatoria, y solicitar mayor presupuesto en las áreas de prevención y atención de adicciones”, se informó en un comunicado.

En cuanto a la emergencia alimentaria, las organizaciones fundan su reclamo en base a relevamientos propios y del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, que arrojaron durante el segundo semestre del año “un aumento del 43 al 48% en los índices de malnutrición en niños, niñas y adolescentes que concurren a comedores comunitarios”.

Entre ese 48 por ciento de malnutrición de niños y jóvenes de entre 2 y 19 años hay casos de sobrepeso y obesidad, pero también de bajo peso y de riesgo de bajo peso en Argentina.

El proyecto de ley de Emergencia Alimentaria fue presentado al Congreso trasandino en agosto pasado, pero su tratamiento aún no tuvo avances.

 

No more articles