Las empresas chilenas adeudan cotizaciones previsionales por 267.000 millones de pesos (unos 400 millones de dólares), que debieron pagar en 2016, señala un informe de la Superintendencia de Pensiones difundido este sábado.

Los trabajadores afectados por esos pagos que sus empleadores no entregaron a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) suman 2.252.202, mientras las empresas deudoras son 258.829. De estas últimas, el 45,5 % mantiene morosidades que en promedio no superan los 500.000 pesos (unos 770 dólares), según el texto.

En Chile, los empleadores están legalmente obligados a pagar las cotizaciones de sus trabajadores los primeros 10 días del mes, y el incumplimiento los expone a sanciones civiles, como el pago de intereses y multas y hasta penales en algunos casos. Al mismo tiempo, los empleadores pueden liberarse temporalmente de las sanciones si en el mismo plazo de diez días presentan una declaración de no pago (DNP) en la AFP correspondiente. Si no cumple con el pago, equivalente al 10 % del salario de los trabajadores, en un período de 180 días, la deuda entra en el sistema de cobranza judicial.

Al cierre del año 2016, el monto total de la deuda previsional, sumadas las generadas ese año a las de años anteriores, totalizaba más de 2,64 billones de pesos chilenos (unos 3.961 millones de dólares), equivalentes al 2,4 % de los fondos acumulados en el sistema privado de pensiones.

Por sectores, los que acumulan los mayores volúmenes de deuda son la Construcción (17,25 % del total); el Comercio al por mayor y menor, repuestos de vehículos automotores y enseres domésticos (14,98 %) y la Industria manufacturera no metálica (12,99 %).

Al cierre del año 2014 había en la Justicia 1.063.108 juicios abiertos por deudas previsionales, por un monto de 2,26 billones de pesos, equivalente al 85,8 % del total de la morosidad acumulada. El 14,2 % restante de la deuda se encuentra en cobranza prejudicial, señaló la Superintendencia.

No more articles