Desde antes de la primera vuelta de la elección presidencial, un adulto mayor se instala prácticamente todos los días con un gran cartel en el exterior del edificio del Ministerio de Defensa en calle Zenteno, frente a La Moneda. En el letrero, el solitario manifestante realiza una suerte de llamado a una “Gran Transformación Social en Chile. ¡Sin Revolución, sin Terroristas, sin Ametralladoras! (sic)”.

Junto con ello, exige que cada chileno debe ser indemnizado por el Estado en $15.000.000, esto porque -según él- “los políticos de la Unidad Popular (UP) fueron indemnizados por $140.000000 c/u”.

Una solución que permitiría terminar -de acuerdo a lo que postula- con la desigualdad y “la palabra trabajador” en Chile. “Vamos a ser empresarios. Tenemos que ser + y no -“, añade en el cartel.

Pero el hombre -que dice pertenecer a lo que llama “Movimiento en Formación JFVL”-  va más allá y, explicando la razón de que se instale diariamente en las afueras del edificio de la cartera de Defensa, realiza también una apología al 11 de septiembre de 1973, declarando que aquel día la “misión fue cumplida por las Fuerzas Armadas y Carabineros”.

Luego de eso, dispara que la “segunda misión” es “no arrodillarse” y “no permitir ser humillados por el PC, el PS y la DC”, quienes -postula- “nos querían transformar en una segunda Cuba”.

Para finalizar, asegura que las FFAA y la policía “están preparados para defender el país internamente en La Araucanía”. Junto con ello, exige “rescatar a los prisioneros  de guerra de Punta Peuco”.

“Vota por Sebastián Piñera”, dice el hombre con letras grandes al final del texto en su cartel. Antes de la primera vuelta, eso sí, “hizo campaña” con ese mismo letrero por José Antonio Kast.

No more articles