El Sindicato Interempresas de Entel (Sintraescc), que representa a los trabajadores de call center, lleva cuatro días en huelga. Además de la negociación colectiva, el sindicato está llevando dos demandas en contra de la empresa por deudas que tendrían con los trabajadores.

El sindicato cuenta con alrededor de 600 socios de cuatro empresas dedicadas al rubro de call center que trabajan para Entel. Pero, en esta oportunidad, están negociando con 250 de ellos, que pertenecen a las empresas Entel Contact Center, AVF Call Center y SCL Call Center.

El presidente del sindicato interempresa (Sintraescc), Felipe Bruna, señaló que “la gente tiene rabia”. Y es que según el dirigente, Entel no ha mantenido una buena relación con los trabajadores: “Partimos de que todos los meses tengo que revisar en una de las empresas 150 de 400 liquidaciones de sueldo, que están mal pagadas. Con descuentos altos que no corresponden, incluso hay casos de sueldos que por malos cálculos bajan de 400 mil a 300 mil pesos”.

Por esta situación, hay una demanda en curso. “Cuando nos pagan las remuneraciones, el 20 o 30% de ellas se deja para reliquidación. Hay problemas con los cálculos, con las métricas, con los días de asistencia, no se ha pagado la semana corrida, entonces, nos deben mucha plata y estamos en juicio por ello”, dijo el dirigente, agregando que además están demandando por la discriminación sostenida de la empresa en contra de las mujeres embarazadas.

Sobre el actual proceso de negociación, Bruna afirmó que solo esperan saber qué es lo que se viene en adelante, porque la empresa en oportunidades anteriores ya ha desconocido los acuerdos tomados y firmados en contratos colectivos. De hecho, “hasta ahora no nos han pagado el reajuste que acordamos en la negociación anterior. La empresa insiste en seguir precarizando la vida de las personas”, acusó.

Actualmente están en su cuarto día de huelga, apostados afuera de la empresa cercana al metro Carlos Valdovinos, lugar en el que han reprimidos desde el primer momento por Carabineros, según afirmó Bruna. “Tenemos gente detenida, lesionada. Vienen y nos pegan por nada. Según ellos bloqueamos la entrada, pero adentro están trabajando los que no están en huelga. Entonces, no entendemos”, denunció.

En estos días han contado con el apoyo de otras organizaciones sindicales y sociales. Respecto al ánimo de los socios, Bruna aseguró que “la gente entiende que si no nos movilizamos no vamos a llegar a ninguna parte nunca. Están super aperrados, porque las reivindicaciones son claras y han nacido de un proceso de diálogo constante con las bases”.

No more articles