Foto: igdigital.com

Días agitados se han vivido en la cartera de transportes, luego de las movilizaciones encabezadas por taxistas en contra del servicio de transporte entregado a través de aplicaciones de teléfonos celulares. Sin embargo, el anuncio de la utilización de la ley de Seguridad Interior del Estado para enfrentar judicialmente la movilización que paralizó el flujo de entrada y salida del aeropuerto y que, a su vez, costó la vida de un turista brasileño, sigue escalando.

Y es que a través de las redes sociales comenzó a circular una macabra iniciativa que alguien tomó más en serio de la cuenta: matar al Seremi de Transportes, Matías Salazar. El intento de atropello se concretó. Y, afortunadamente, fracasó.

Sin embargo, fue suficiente para que el Ministerio del Interior presentara, la semana pasada, una querella por los delitos amenazas y atentado contra la autoridad.

La iniciativa comenzó a circular por Facebook, según indica La Tercera, el día 25 de agosto. Posteriormente, “el día 5 de septiembre, un día después de la detención de varios taxistas por tener bloqueados los accesos al aeropuerto de Santiago protestando contra las aplicaciones móviles de transportes, aproximadamente a las 10.00 horas, la asesora del hogar de la casa del Seremi, al salir a abrir el portón principal del domicilio, vio a una persona escondida detrás de unos arbustos”, según indica el documento legal.

“Estaba mirando sospechosamente hacia la residencia, y este al percatarse que había sido visto, corrió y se subió a un taxi que se encontraba estacionado en la entrada del pasaje, y luego este vehículo se retiró velozmente del lugar”, se agrega.

La situación escaló el mismo día.  Alrededor de las 17.00 horas, “en circunstancias que el seremi Matías Salazar se encontraba caminando por calle Amunátegui en compañía de un asesor de la ministra de Transporte y Telecomunicaciones, un taxi básico disminuyó la velocidad, insultó a gritos al seremi y aceleró intentando atropellarlo; luego, al no lograr su cometido, se dio a la fuga del lugar sin que fuese posible identificarlo”.

 

No more articles