Foto: El Día

En una decisión que podría constituir un precedente para casos de similar naturaleza, el Juzgado de Letras del Trabajo de La Serena acogió una demanda por despido injustificado, presentado por una ex empaquetadora en contra del supermercado Santa Isabel de Coquimbo.

La resolución del tribunal confirmó el vínculo laboral de la trabajadora con la cadena de supermercados perteneciente a Cencosud, puesto que Fabiola Órdenes Ibarra trabajó cuatro años en el establecimiento.

De acuerdo al fallo, Santa Isabel deberá pagar todas las prestaciones adeudadas a la trabajadora: indemnización de aviso previo y por años de servicio, cotizaciones previsionales y de salud adeudadas y remuneraciones impagas. En total, Fabiola Órdenes recibirá cerca de $3 millones.

Además de dar la razón a una trabajadora en desmedro de un gigante del retail en Chile, el fallo es contundente al establecer que “pese a los esfuerzos de la demandada [Santa Isabel] por encubrir esta relación laboral la prueba ha dado cuenta de su real naturaleza, debiendo primar la realidad por sobre las pretensiones de una de las partes de la relación laboral, que por cierto sólo pretende eludir la responsabilidad que le corresponde”.

Y no solo eso, porque el fallo agrega que “no es efectiva la afirmación de la demandada de que el empaquetador ´según la costumbre y uso de nuestro país´ no es un trabajador del supermercado. No surgen los empaquetadores espontáneamente de gente que llega a los supermercados a embolsar los productos a otros por simple costumbre”.

“No es una ‘costumbre y uso de nuestro país’ sino una vergonzosa forma de estos establecimientos comerciales de abaratar costos, aumentar sus ya elevadas ganancias y mantener un sistema de prestaciones de servicios absolutamente precaria, con jóvenes que carecen de una protección de salud y ante accidentes por el sólo hechos de ser estudiantes secundarios o universitarios que no pueden acceder a trabajos de tiempo completo”, complementa la decisión de la jueza Ximena López.

No more articles