La tarde de este martes el popular vendedor de sopaipillas y mote con huesillos, Héctor Hernández, quien lleva años instalándose en las afueras e inmediaciones de las facultades de Economía y Arquitectura de la Universidad de Chile, tomó una drástica decisión: inició una huelga de hambre, denunciando que la Municipalidad de Santiago le ha quitado tres de sus carros de comida en menos de dos meses.

La información dada a conocer por El Ciudadano generó una masiva reacción de apoyo al reconocido trabajador en redes sociales e interpelaciones al municipio capitalino, frente a lo cual durante la mañana de este miércoles la entidad informó que tomaron contacto con Hernández para ofrecerle una salida a su difícil situación.

A través de su cuenta de Twitter, la municipalidad señaló que el trabajador “accedió a recibir capacitación y asesoría para establecerse”, asegurando además que con ello Hernández “baja su huelga de hambre”.

No more articles