Tomar altas dosis de Vitamina B6 y B12 por tiempos prolongados puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón en hombres fumadores, como reveló una nueva investigación de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos.

Mucha gente está harta de que cada día aparezca un nuevo agente posiblemente cancerígeno, pero lo cierto es que toda la información que nos pueda servir para la investigación es útil, aunque nos parezca contradictoria o complicada.

Las causas de muerte por cáncer en EEUU están lideradas por el cáncer de pulmón y muchas de ellas son el resultado de haber fumado tabaco, lo que significa que cada cosa que provoque un aumento de ese riesgo –como altas dosis de de suplementos B6 y B12– debe ser notificado y disminuído.

“Nuestros datos muestran que tomar altas dosis de vitamina B6 y B12 por un período prolongado podría contribuir en las tasas de incidencia de cáncer de pulmón en hombres fumadores”, dice Theodore Brasky, epidemiólogo de la Universidad Estatal de Ohio. “Esto es ciertamente una preocupación que merece una evaluación sucesiva”, agrega.

El equipo encontró que la vitamina B6 y B12 consumida en suplementos individuales, no en multivitamínicos, se asociaba con un aumento de 30 a 40 por ciento en el riesgo de cáncer de pulmón, entre los hombres que fumaban.

Después de 10 años este riesgo se triplicó en los hombres que tomaron más de 20 miligramos de vitamina B6. Para los hombres que tomaban 55 microgramos de B12 al día, su riesgo aumentó cuatro veces en comparación con quienes no la tomaban. No se observó lo mismo en mujeres o en aquellos que tomaron vitamina B9 (folato).

Esto no significa que los suplementos de vitamina B son malos, sino que para ese grupo de hombres, las dosis altas pueden ser peligrosas. “Estas son las dosis que sólo se pueden obtener de tomar suplementos de vitamina B de dosis altas, y estos suplementos muchas veces están en la cantidad dietética recomendada (RDA, Recommended Dietary Allowance)”, añadió Brasky.

Para el estudio, publicado en Journal of Clinical Oncology, el equipo analizó datos de más de 77.000 adultos que participaron en el estudio de cohorte de largo plazo VITamins And Lifestyle (VITAL). Todos tenían entre 50 y 76 años de edad y fueron reclutados entre los años 2000 y 2002.

Es importante señalar que los estudios anteriores han encontrado resultados contradictorios. Uno de estos estudios encontró que la vitamina B6 redujo el riesgo de cáncer de pulmón, mientras que otro encontró que la B12 no tenía influencia alguna. Esta discrepancia puede deberse a diversos factores, como la forma en que se midieron las vitaminas (a través de pruebas de sangre o encuestas sobre la dieta) o posiblemente porque el cáncer de pulmón aumenta estas vitaminas en los pacientes. También puede haber factores de confusión en juego.

Entonces, suena lógico que la forma más eficaz de reducir el riesgo de cáncer de pulmón sea dejar de fumar. Fumar se relaciona con un 80 a 90 por ciento de los casos de cáncer de pulmón, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU.

“Hablando de lo más preocupante, si usted es un fumador masculino y quiere tomar vitaminas B, puede dejar de fumar”, dijo Brasky. “Fumar es lo más importante aquí y eso es prevenible”.

Vía IFLScience

El Ciudadano

No more articles