Cavidad escondida tras la cueva de St Léonard en Montreal, Canadá. Imagen: National Geographic

Espeleólogos canadienses han descubierto un sistema de cavernas y túneles por debajo de la ciudad de Montreal, que se formaron en la época en que todavía los felinos con dientes de sable y los mamuts estaban migrando a través de las estepas.

El parque Pie-XII de Montreal ya es conocido por sus secretos subterráneos, entre los que está un pasadizo de entrada por la cueva St. Léonard, a la que las personas pueden ingresar para explorar. Pero es lo que se esconde detrás de esta sección lo que maravilló a los espeleólogos. Dos de ellos descubrieron toda una nueva red de canales y túneles que alcanzaban casi los 213 metros de profundidad en la roca.

Daniel Caron y Luc Le Blanc, quienes hicieron el descubrimiento, entraron al nuevo sistema de pasadizos en octubre, pero su corazonada sobre lo que iban a encontrar había comenzado ya en 2014. Luego de un año de explorar la sección de las cavernas de St. Léonard, que ya estaban mapeadas, entraron a través de una abertura estrecha en la roca, por detrás de una de las cavidades. Como era muy angosta para que se deslizara una persona, con una cámara lograron ver que se trataba de un pasadizo hacia una nueva cueva que estaba más allá.

No fue hasta este año que lograron sacar algo de roca para poder entrar a este sistema y comenzar a explorar físicamente. Desde el gran espacio por el que habían entrado, los investigadores llegaron hasta un estrecho pasadizo de unos 6 metros. “Las paredes son perfectamente suaves y el techo es perfectamente horizontal”, dijo Blanc a National Geographic.

Se piensa que los sistemas de cuevas en ese lugar del mundo se formaron cuando la gran capa de hielo que alguna vez se extendía a través de gran parte de Norteamérica, finalmente retrocedió hace unos 12.000 años. Como los glaciares retrocedieron por sobre la tierra, surgieron fisuras por debajo, en el suelo, lo que provocó la formación del sistema que ahora yace bajo Montreal.

Una de las partes más increíbles de este reciente descubrimiento es que este último sistema no se había detectado hasta ahora, a pesar de que la cueva de St. Léonard se descubrió por primera vez en 1812 y se han construido tuberías y sótanos desde entonces, a medida que la ciudad continuaba expandiéndose. Se cree que esto probablemente es porque las cuevas son demasiado profundas para que alguien las haya notado antes.

Los túneles probablemente se extienden hasta el nivel freático debajo de la ciudad. Actualmente el equipo ha dejado de explorarlo debido a la gran cantidad de agua que llena las secciones inferiores de la cueva. Planean regresar el próximo año para ver si pueden profundizar más.

El Ciudadano, vía IFLScience

No more articles