Estructura de las moléculas de carbono en el grafeno.

Un equipo de investigadores dice que descubrió una propiedad inusual del grafeno, lo que significa que este material podría llegar a ser una fuente de energía “limpia e ilimitada” en el futuro.

Los científicos de la Universidad de Arkansas, Estados Unidos, estudiaron el movimiento del llamado “material milagroso”, que está compuesto por una sola capa de átomos de carbono, la que fue descubierta por primera vez en 2004.

Sin embargo la existencia del grafeno es una disyuntiva. Esencialmente es un material bidimensional que en rigor no debería existir. Pero gracias a la fluctuación de los átomos de carbono que componen el grafeno, éste capaz de existir. Esto se conoce como movimiento browniano.

En esta investigación, publicada en la revista Physical Review Letters, Paul Thibado y sus estudiantes de la Universidad de Arkansas observaron el movimiento del grafeno bajo un microscopio de efecto túnel (STM), a escalas increíblemente pequeñas. Descubrieron que no solo había movimiento browniano sino también movimientos más grandes de la propia lámina de grafeno, con los átomos moviéndose juntos.

“Esta es la clave para utilizar el movimiento de los materiales 2D como fuente de energía aprovechable”, dijo Thibado, citado en Research Frontiers.

Utilizando una lámina de grafeno que medía 10 micras de ancho, los investigadores dijeron que podían producir aproximadamente 10 microvatios de energía de forma continua, sin ninguna pérdida. Esto significa que aumenta la posibilidad de una fuente de energía limpia y menos limitada.

En un video, Thibado explicó cómo este movimiento podría usarse para reemplazar las baterías que usamos hoy. Creando algo llamado Vibration Energy Harvester (VEH), el investigador mostró cómo una hoja de grafeno cargada negativamente entre dos electrodos podría producir una corriente alterna.

“Si tuvieras esto alimentando tu reloj, por ejemplo, nunca tendrías que reemplazar las baterías”, dijo en un video. “Si pudieras tener una alternativa de batería que no tengas que reemplazar, imagina todas las cosas que podrías hacer”.

Además la tecnología tiene el potencial de permitir que cualquier objeto envíe, reciba y almacene información, alimentado únicamente por el calor de la temperatura ambiente a la que se exponga.

El grafeno tiene una serie de otros supuestos usos, que incluyen la fabricación de células solares más avanzadas y pantallas de televisión más delgadas, entre otros. La idea de que sirva para reemplazar a las actuales baterías solo aumenta su encanto.

El Ciudadano, vía IFLScience

No more articles