Fresco de la Capilla Sixtina es digitalizado en toda su magnitud con precisión milimétrica

El resultado es una enorme imagen de 30 terabites, que muestra la pintura de Michelangelo con "una precisión de 99,9%" e incluso capta las huellas de las pinceladas. Actualmente, está comprimida en 27 mil marcos digitales y será rearmada en un trabajo de post producción.

la creación de adán fresco capilla sixtina imagen serendipia

“La creación de Adán” en el fresco de la Capilla Sixtina. Imagen: Serendipia


Una de las más grandes y famosas pinturas del Renacimiento, el fresco en el cielo de la Capilla Sixtina, ha entrado finalmente a la era digital.

Se trata del ambicioso proyecto de recrear la pintura completa de Michelangelo en imagen digital, tal como se anunció la semana pasada en el museo del Vaticano en Roma, según informa IFLS por medio de la agencia Reuters.

El plan comenzó a ponerse en práctica con la labor de unos pocos expertos en tecnología y profesionales del museo, quienes mantuvieron el secreto por cinco años. Los fotógrafos e ingenieros trabajaron cuando el museo cerraba al público, usando telescopios con lentes especializados para capturar todos los detalles de esta magnífica obra de arte italiana.

El resultado es una enorme imagen de 30 terabites, que muestra la pintura con “una precisión de 99,9%” y que incluso capta las huellas de las pinceladas. Actualmente, está comprimida en 27 mil marcos digitales y será rearmada en un trabajo de post producción.

“En el futuro, esto nos permitirá saber el estado de cada centímetro de la capilla tal como es ahora, en 2017”, dijo a los reporteros Antonio Paolucci, ex director del museo. “Usamos un programa especial de post producción para lograr la profundidad, intensidad y calidez de los colores con una precisión del 99,9 por ciento”, agregó Giorgio Armaroli, jefe de la editorial de arte italiana, Scripta Maneant, quien estuvo a la cabeza del proyecto.

El último proyecto de este tipo en la Capilla Sixtina terminó en 1994, cuando se registró una de las mayores restauraciones en la historia del fresco. Sin restar méritos a la tecnología de cada época, la magnificencia de una imagen creada con los estándares que se manejan hoy, podría hacer palidecer a una fotografía de hace unas décadas.

El fresco del maestro Michelangelo Buonarroti se terminó en 1512. Su pieza central, “La Creación de Adán”, ha sido un icono de la relación entre el concepto de humanidad con la creación y el descubrimiento, que ha servido de referente a la religión y a las ciencias por igual. Como lo ha visto cualquiera que ha estado alguna vez en la Capilla, la grandeza y belleza de la obra son realmente impactantes y un testimonio de la historia y el arte europeos.

El Ciudadano

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.