Oruga comiendo hojas

Una investigación realizada por la Universidad de Missouri mostró que las plantas pueden sentir cuando se las van a comer.

El estudio fue conducido en la especie Arabidopsis thaliana (un tipo de berro), emparentada de cerca con el kale y el brócoli. Los investigadores tomaron registros de audio de la vibración que hace una oruga cuando se come las hojas de la planta, basados en la teoría en proceso de que las plantas pueden sentir o escuchar vibraciones, informa The Independent.

Oruga en Arabidopsis

Los autores controlaron el experimento elaborando otras vibraciones que simularon las que ocurren naturalmente alrededor de las plantas, como por ejemplo el sonido del viento.

Encontraron que la Arabidopsis produce unos aceites ligeramente tóxicos cuando se las están comiendo, enviando esta sustancia a las hojas, como una forma de mantener a los depredadores a raya. Las “vibraciones de masticación” de las orugas estimulan una producción extra de aceites, mucho mayor a la provocada por otras vibraciones menos amenazantes.

“Estudios previos han investigado cómo las plantas responden a la energía acústica, incluyendo a la música, pero nuestro trabajo es el primer ejemplo de cómo responden las plantas a una vibración ecológica relevante. Encontramos que la señal vibratoria de la alimentación provoca un cambio en el metabolismo de las células de la planta, creando químicos más defensivos que pueden repeler los ataques de las orugas”, dijo Heidi Appel, investigadora senior en ciencias de las plantas de la Universidad de Missouri.

El Ciudadano

 

 

No more articles