Imagen vía Health Magazine

Las mujeres que están obesas al momento de concebir tienen más probabilidades de tener hjos con serios defectos de nacimiento. Así lo indica un nuevo estudio Sueco.

La investigación reveló una escala proporcional de riesgo en problemas de salud, incluyendo defectos cardíacos congénitos, anomalías del sistema digestivo y malformaciones de los órganos sexuales o las extremidades.

El estudio es el primero en mostrar que los bebés de las mujeres con sobrepeso, aunque no clínicamente obesas, también están en un ligero riesgo mayor de tener problemas de salud durante el primer año de vida.

El trabajo usó datos de más de 1,2 millones de nacimientos en Suiza entre 2001 y 2014, y ofrece evidencia convincente de que hay una relación entre la obesidad en el embarazo y los defectos de nacimiento. Mientras el riesgo adicional fue pequeño para las mujeres que estaban ligeramente por sobre el peso saludable, el aumento progresivo del riesgo hizo a los investigadores estar más seguros de que la relación era causal, publica The Guardian.

“En términos de riesgo, es mejor estar en un peso normal que con sobrepeso, y mucho mejor que tener obesidad”, dice Martin Neovius, epidemiólogo del Instituto Karolinska y autor principal del estudio publicado en la revista British Medical Journal.

En su artículo, los autores enfatizan la importancia de alcanzar un peso normal al planificar la maternidad y concebir. “Deben hacerse los esfuerzos por motivar a las mujeres en edad reproductiva a que tengan un estilo de vida saludable y un peso normal al momento de embarazarse”, escriben.

Neovius agrega que la escala proporcional de riesgo sugiere que incluso bajar de la obesidad severa a obesidad moderada, ya es un beneficio, porque “es muy difícil para alguien con índice de masa corporal de 42 llegar a un peso normal”, dice.

El estudio encontró que un total de 43.550 bebés de madres con obesidad habían nacido con malformaciones, en comparación los los nacidos de madres en su peso normal. Para estas últimas, la tasa es de 3,4%, mientras para las con sobrepeso es de 3,5% y para las obesas es de 3,8%. En las categorías más altas de obesidad, las tasas bordean del 4,2 al 4,7 por ciento.

El Ciudadano

 

No more articles