Una droga que imita una dieta sin carbohidratos podría ayudar a llevar una vida más larga y saludable e incluso a tener mejor memoria en la edad madura. Así lo afirma una nueva investigación estadounidense.

Los científicos esperan desarrollar un nuevo medicamento, luego de que dos estudios independientes demostraran que los ratones alimentados con una dieta con cero carbohidrato vivían por más tiempo y se desempeñaban mejor en una serie de tareas físicas y mentales, en comparación con los que tenían dietas regulares, informa The Guardian.

Como una dieta como esa es difícil de mantener, los investigadores están trabajando en un compuesto que apunta a ofrecer los mismos beneficios para los humanos. Si tienen éxito, la esperanza de vida podría alargarse de 7 a 10 años en promedio, y la protección contra el debilitamiento de la musculatura y la falta de memoria, que son algunos de los aspectos relacionados con el envejecimiento.

“Estoy emocionado con esto y es difícil no estarlo, después de lo que hemos visto que hace. Hay efectos bien profundos”, dijo Eric Verdin, citado en The Guardian. Verdin es médico e investigador que lideró uno de los estudios en el Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento, en, california, EE.UU.

La dieta con cero carbohidratos fue diseñada para inducir un cambio dramático en el metabolismo, por medio de engañar al organismo de los ratones y hacerlo sentir que estaba ayunando. Al estar deprivado de hidratos de carbono, el cuerpo pasa de usar la glucosa como principal fuente de energía, a quemar grasa y producir químicos en el hígado, conocidos como cuerpos cetónicos.

En 2013, Verdin demostró que un cuerpo cetónico llamado BHB servía como combustible en el cuerpo, y que podía proteger a los animales contra el daño microscópico que se acumula en las células, como parte del proceso natural de envejecimiento.

 

En un nuevo estudio, publicado en la revista Cell Metabolism, Verdin y su equipo describen el experimento en que alimentaron a ratones de un año con una dieta normal alta en carbohidratos, con una alta en grasas, con una baja en carbohidratos o con una alta en grasas y cero carbohidratos (esta última se conoce como dieta cetogénica). Los autores encontraron que los ratones de la dieta con cero carbohidratos eran más propensos a alcanzar la edad avanzada y que rendían mejor en tareas de memoria, en comparación con los que estaban alimentados con las otras dietas.

En otro estudio, realizado por la Universidad de California, Davis, se observaron beneficios similares de la dieta cetogénica. Megan Roberts y otros encontraron que los ratones alimentados con una dieta carente de todo carbohidrato, vivían por más tiempo (13%), alcanzando un promedio de edad de 1.003 días, comparados con los 886 días que vivieron los ratones alimentados regularmente.

Pero aunque la dieta con cero carbohidratos pareció beneficiar a los ratones, sus efectos en la salud aún deben ser probados en humanos. Para completar las calorías, la dieta de los ratones contenía un 90% de grasa, lo que puede ser peligroso para los humanos.

Stephen O’Rahilly, director de los Laboratorios de Estudios Metabólicos de la Universidad Cambridge, en el Reino Unido, dijo que las dietas altas en grasa elevan el colesterol malo en los humanos, aumentando el riesgo de enfermedad al corazón. “Los ratones no usan realmente el colesterol malo, por lo que esto no tiene un impacto negativo en ellos”, explicó O’Rahilly.

Pero el trabajo sí podría representar una invaluable comprensión sobre el tema. “Puede que de estos estudios seamos capaces de aprender cuáles son algunas vías influenciadas por este tipo de dietas, para mantener a los ratones saludables a medida que envejecen. Pero para que esto sea de utilidad en humanos, de alguna manera tendríamos que disociar estos efectos [beneficiosos] de los efectos adversos en el colesterol malo”, precisa O’Rahilly.

Verdin dice que la dificultad de mantenerse en la dieta cetogénica era la principal razón por la que su equipo está buscando una droga que imite sus efectos. Las pruebas se están realizando con un compuesto que produce BHB en el cuerpo, con la esperanza de que pueda ser usado como suplemento, dice el autor. “El mayor problema es que es difícil de mantener como estilo de vida. Es una dieta antisocial. Difícilmente puedes comer las mismas cosas que come la mayoría”, explica Verdin.

El Ciudadano

No more articles