Modelo 3D de Halszkaraptor escuilliei. Imagen de Lukas Panzarin y Andrea Cau

Un equipo de paleontólogos encontró un dinosaurio con características variadas y muy inusuales que incluyen aletas, garras en forma de gancho y un cuello tipo cisne.

Se cree que el Halszkaraptor escuilliei, pariente del depredador Velociraptor, fue un depredador semiacuático que usó sus extremidades anteriores como aletas para maniobrar en el agua de manera similar a un pingüino.

El descubrimiento es la primera evidencia de que los dinosaurios depredadores comenzaron a explorar el agua en busca de presas.

Los investigadores identificaron al nuevo dinosaurio basándose en un fósil hallado en Mongolia que había estado en colecciones privadas por vía ilegal.

La zona tiene una excelente reputación como fuente de descubrimientos de dinosaurios, pero la combinación de rasgos inusuales encontrados en esta nueva especie, al principio hizo sospechar a los paleontólogos que era una falsificación.

Sin embargo los escaneos detallados confirmaron que el fósil era genuino y que pertenecían a un depredador de características inusuales de hace 75 millones de años.

“Creemos que es anfibio”, dijo Dennis Voeten, paleontólogo y candidato a doctorado en el Sincrotrón europeo (donde se llevó a cabo el estudio), que tiene recursos de escaneo de alta tecnología y que permitió la reconstrucción en 3D del fósil sin destruirlo.

El animal todavía era perfectamente capaz de caminar en tierra, pero la anatomía de sus brazos sugiere que estos funcionaban más como aletas.

“Los huesos están algo aplanados, y esto es algo que observamos en las aves que usan sus extremidades para volar bajo el agua“, dijo Voeten.

El dinosaurio habría carecido de la capacidad de sumergirse prolongadamente en el mar, pero esta adaptación sugiere que sí podía moverse en el agua como las aves acuáticas modernas.

“Además, en el hocico encontramos un plexo –una infraestructura de nervios– que los cocodrilos también tienen”, dijo el investigador. Esta característica es lo que permite a los cocodrilos detectar presas submarinas.

Otras de sus características acuáticas incluyen un cuello alargado en forma de cisne y una gran cantidad de dientes, los cuales se consideran adaptaciones para atrapar presas resbaladizas y rápidas bajo el agua.

“Cuando miramos más allá de los dinosaurios fósiles, la mayoría de las características inusuales del Halszkaraptor las encontramos entre reptiles acuáticos y aves nadadoras”, dijo el paleontólogo de la Universidad de Bolonia, Dr. Andrea Cau, autor principal del estudio publicado en Nature.

El dinosaurio Halszkaraptor parece pertenecer a un grupo más amplio de depredadores, varios de los cuales ya han sido descubiertos en el desierto de Gobi, en Mongolia. El nuevo descubrimiento sugiere que este grupo desarrolló estilos de vida completamente diferentes a otras especies conocidas.

El Ciudadano, vía The Independent

No more articles