Los hombres que reciben transfusiones de sangre de mujeres que han estado embarazadas, tienen más probabilidades de morir. Así concluye un nuevo estudio realizado por la organización Sanquin Research, de Países Bajos. Los investigadores encontraron que las transfusiones de donantes que habían tenido embarazos se asociaban con un aumento en el riesgo de mortalidad en receptores hombres, pero no en mujeres.

El estudio observó a 31.118 pacientes que habían recibido 59.320 transfusiones de glóbulos rojos entre 2005 y 2015 en los principales hospitales de Países Bajos. Al comparar las tasas de supervivencia de los receptores, los autores encontraron “un aumento estadístico significativo en la mortalidad por todas las causas, entre los receptores masculinos de transfusiones de glóbulos rojos”, publica el artículo.

En total, 3.969 pacientes estudiados murieron después de sus transfusiones, donde la causa principal fue un daño pulmonar agudo relacionado con la transfusión.

Los autores encontraron que los hombres menores de 50 años estaban 1,5 veces más en riesgo de morir dentro de un periodo de tres años, si habían recibido una transfusión de una mujer que había estado embarazada antes de donar.

Aunque el aumento de riesgo es significativo, no es demasiado grande, pero podría tener implicaciones en las transfusiones en el futuro, si se replican los mismos resultados en otros lugares. Estos resultados no se observaron en mujeres receptoras de las transfusiones, y su mortalidad no fue afectada de ninguna forma estadística. El artículo está publicado en Journal of the American Medical Association.

Los investigadores sugieren que este aumento en el riesgo para los hombres podría deberse a los anticuerpos que se adquieren durante el embarazo.

“La asociación de aumento de la mortalidad entre los pacientes masculinos que recibieron transfusiones de donantes que alguna vez estuvieron embarazadas, sugiere un posible mecanismo basado en los cambios inmunológicos que ocurren durante el embarazo”, dijo el Dr. Rutger Middelburg, de Sanquin Research, en el diario The Telegraph.

“Una explicación alternativa podría ser una diferencia en el estado del hierro entre las donantes que han estado embarazadas y los donantes masculinos. Algunos estudios también reportan diferencias en la fisiología de los glóbulos rojos entre los sexos”, agrega el especialista.

Los autores señalan que se necesita más investigación “para replicar estos hallazgos, determinar su importancia clínica e identificar el mecanismo subyacente”.

“Estos resultados son provocativos y, si son ciertos, pueden tener implicaciones clínicas significativas”, escribió el doctor en medicina Ritchard G Cable, en una editorial de la Red JAMA. Sin embargo sugirió cautela y afirmó que otros ensayos clínicos han tenido resultados diferentes.

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido dijo al Telegraph que las donaciones de sangre de todos los donantes eran bienvenidas, incluyendo las donaciones de mujeres que han estado embarazadas.

Por IFLScience

El Ciudadano

No more articles