El pasado viernes 5 de junio se efectuó el V Seminario de Comunicación y Pobreza en la Cineteca del Centro Cultural del Palacio de La Moneda. Organizado por la Universidad Diego Portales, el Hogar de Cristo, la Alianza Comunicación y Pobreza que forma la Escuela de Periodismo de la UDP y la Fundación para la Superación de la pobreza, se llevó a cabo durante la mañana y duró hasta alrededor de las 2 de la tarde.

A lo largo del Seminario varios expositores intentaron responder la pregunta ¿Cuándo salgamos de la crisis, los pobres también van a salir? En el simposio además se lanzó el libro “Nuevas Miradas en la práctica periodísticas: pobreza, exclusión e integración social”. En éste se presentan tres casos donde los periodistas abordan la problemática social, mediante la utilización de nuevos estilos y lenguajes, y se sugiere cómo deben ser tratados estos temas en el sitio web de comunicación y pobreza.

Periodistas, actores políticos y comunicadores sociales discutieron sobre la cobertura que los medios de comunicación les dan a las noticias que muestran realidades relacionadas con la marginalidad y la población con menores recursos de nuestro país. “Un 33% de los Latinoamericanos viven hoy en situación de pobreza y en Chile es alrededor de un 13,7%”, cuenta Pablo Egenau, director ejecutivo de la Fundación Paréntesis. El escenario es crítico, indigno y restringido porque la situación de exclusión va en aumento; un 50% de los jóvenes chilenos se encuentra en condiciones de indigencia y pobreza. Éstos están sufriendo constantemente de la brecha que los separa de la sociedad porque requieren de otro tipo de condiciones de vida para poder ejercer una profesión o poseer bienes propios para dejar de lado su discapacidad. Finalmente se resume todo en el déficit del nivel educacional.

La importancia de generar un espacio de discusión para una realidad que está viviendo el mundo entero suscitó la siguiente deducción; “la fuerte crisis económica que afecta nuestro país y a muchos otros alrededor del globo, ¿es también un tema relevante para las personas en menor desventaja socioeconómica?”.

La misión que tienen los periodistas que trabajan en el área de protección social es acercar a todos los comunicadores sociales al contexto de la pobreza. Así poco a poco se irá insertando el tema dentro de la agenda, y la gente entenderá que esta realidad afecta la dignidad de las personas, y nadie tiene por qué sufrir a causa de esto. La sociedad debe estar unida para poder combatir los males que ha traído la globalización.

Desde esta mirada, nosotras como estudiantes de periodismo consideramos que nuestro rol está en incorporar los temas sociales en la agenda noticiosa, fomentar su difusión y reflexión en torno a la superación de la pobreza y la manera en que ésta es percibida por las personas. Uno de los objetivos reside en mostrar el lado positivo y dejar de acentuar lo negativo y espectacularizar la pobreza como tantos medios lo hacen. Para ello se debe utilizar el vocabulario más apto y apropiado para abordar las diversas temáticas y generar tramas desde nuevas perspectivas.

Al parecer en la actualidad la labor principal debe enfocarse primero, en cambiar la manera en que se muestra la pobreza y quienes la viven. Hay que integrarlos y que se sientan integrados. Y como dice en el prólogo del libro “Nuevas miradas en la práctica periodística: pobreza, exclusión e integración social”, convertirnos en puentes para que ellos logren recuperar la confianza en sí mismos, revaloren y reconozcan sus propios recursos, y empiecen el proceso de superación, que comienza primero por superarse a ellos mismos.

“Hay que cambiar la mirada y dejar de hablar de pobres, ya que se genera un sistema de reclusión social” comenta nuevamente el director ejecutivo de la Fundación Paréntesis, Pablo Egenau. Hay que abrir un espacio de nuevas miradas que acerquen el mundo de la pobreza a la vida real.

En los actuales medios de comunicación la pobreza en sí no suscita atención, al contrario la atención está muchas veces dirigida a la violencia, la drogadicción y otros estereotipos que la rodean. “Esto es porque no priorizan los temas de pobreza y exclusión social”, afirman en conjunto los expositores del último panel dedicado a “Periodismo Social hecho por Jóvenes”. El rol del periodismo en este caso debe enraizarse en incorporar a estos actores marginados, utilizar su poder simbólico y de construcción de realidad en pos de la pobreza, no en su contra. Hacerlos realmente visibles y quitar la brecha entre los más ricos y los más pobres.

por Margarita Mandujano y Militza Moya

Estudiantes de periodismo UDP

No more articles