Estimado Sr. Pradel

Embajador Chileno en Alemania

Presente

 

Mi nombre es Roberto Andrés Espinoza Corral (RUT 16887040-K), estudiante de Doctorado en la Universidad de Múnich con la beca DAAD/BecasChile residiendo en la misma ciudad. Lamentablemente escribo para informarle de un caso de discriminación que sufrí el día de ayer (14 de Junio) cuando fui al consulado de Chile en Múnich para realizar el trámite de cambio de domicilio electoral para votar en las próximas elecciones, derecho ciudadano que le corresponde a todos los chilenos.

 

Debido a que no tengo la clave única, el procedimiento que indica la página de Servel es que la modificación debe hacerse de manera presencial con el Cónsul y, al mismo tiempo, enumera los requisitos para llevarlo a cabo: 1. Tener más de 17 años 2. Ser ciudadano chileno 3. Cédula de identidad o pasaporte, los que pueden estar vencidos hasta 12 meses antes de la próxima elección 4. Completar formulario de cambio de domicilio electoral (véase https://www.servel.cl/solicitud-de-cambio-de-domicilio-electoral-para-chilenos-en-el-extranjero-2/).

 

Al llegar al Consulado, el Cónsul Sr. Aldo Famolaro Beytía me atendió. Una vez que revisó mis documentos me pidió la huella del índice y además una fotografía (ambos, huellas y fotos, no aparecen como requerimientos necesarios para hacer el cambio de domicilio electoral según la página del registro civil). Acto seguido a este anexo de requerimientos para hacer cambio de domicilio, el Sr. Cónsul me pidió que para sacarme la foto “me sacara mi turbante” ya que soy Rastafari/Boboshanti a lo cual me negué. Él argumentó de que la fotografía sin turbante se necesitaba según la norma. Frente a esto, yo le mostré que según la norma Chilena tengo turbante en mi Carné de Conducir e incluso en la Visa alemana. Después, el Sr. Cónsul intentó argumentar que es por las “regulaciones aéreas internacionales”. Le respondí que he estado en Estados Unidos, Inglaterra y países que están en guerra como Palestina sin nunca haber tenido que quitarme el turbante ante los controles policiales. Por último (entre toda la discusión) me dijo que si no me iba a sacar “el pañuelo” que me fuera. Yo me negué a retirarme y seguí sin haber podido realizar el trámite, a pesar que se me estaban pidiendo documentos errados y haciendo discriminación a la base de argumentos inválidos. Quisiera aclarar también que la única “solución” que el Sr. Cónsul me dio fue enviar un correo electrónico al Servel de “reclamo” o simplemente “volver a Chile”.

 

Finalmente me amenazó en llamar a la policía, ante lo cual le dije que lo hiciera. Pero luego de 10 minutos de espera me puse a recordar todas las veces que la policía me ha solucionado problemas y esta no iba a ser la primera vez, más aún cuando se trata de una policía extranjera por lo que me retiré del lugar, sin haber realizado el cambio de domicilio electoral, habiendo sido discriminado y habiendo violado uno de mis derechos fundamentales descritos en la Constitución Política de Chile, que es el de votar.

 

Señor Pradel, sinceramente me duele mucho ser una vez más discriminado por las autoridades chilenas que supuestamente están al servicio de todos los ciudadanos que compartimos esta nacionalidad, así sean de la etnia que sean, del color de piel que sean y con las religiones que practiquen. Aún más me duele que mi identidad como Rastafari/Boboshanti sea aceptada y respetada por otros países, pero no por el que provengo. Aún más lamentable encuentro el saber que colegas míos con la misma beca que yo me gané, haciendo doctorados en dos ciudades distintas en Alemania y que fueron a realizar el mismo trámite que yo en sus respectivos Consulados, no se les haya pedido ni huellas dactilares ni fotografía. Con esto recalco que a pesar de la “necesidad” de retirar mi turbante- que representa mi identidad y mi religiosidad- para una fotografía no es válido y discrimina quien soy, agravándose aún más la falta, considerado que la mencionada fotografía ni siquiera es necesaria para este trámite tal como lo dice Servel y tal como nunca fue solicitada en el caso de mis dos colegas.

 

Espero, Señor Embajador que comprenda primeramente mi interés en hacer valer mis derechos y por sobre todo que este caso de discriminación no sea un hecho aislado, pero también le quiero informar que tal como a mí, esta situación se pudo y puede dar nuevamente en el consulado de Múnich, donde la verdad sentí que entraba a un banco en lugar de una entidad que está al servicio de todo Chileno y Chilena, donde no debiese existir diferencia alguna entre nosotros y que debe ser un ejemplo de cumplimento de las regulaciones Chilenas, sin excepción.

 

Espero pueda atender a mi reclamo y pueda haber una justa reparación por esta desagradable situación que tuve que pasar.

 

De ante mano muchas gracias por su tiempo, me despido esperando una respuesta,

Atentamente

Roberto Andrés Espinoza Corral

Foto referencial

No more articles