Carta a Evo Morales: Hermano Evo

Hasta ahora recuerdo ese 22 de enero de 2006 cuando usted juraba como presidente de la nación con el puño izquierdo en alto y su mano derecha en el corazón, usted llegaba con sus 46 años, pero más de 26 años de lucha, yo simplemente tenía 19 años y pocos años de lucha.

Entonces recuerdo que usted pedía un minuto de silencio por quienes cayeron a lo largo de la histórica lucha revolucionaria y mencionaba entre ellos: a Manco Inca, Tupak Katari, Ernesto Che Guevara y Luis Espinal. También reservaba un recuerdo a “los miles de cocaleros de la región central del Chapare, a los ciudadanos de la ciudad de El Alto, a los mineros y a millones de seres humanos caídos en toda América”. Yo simplemente pensaba en mi familia que habían sido torturados por las dictaduras, al lado de mi tía que entraba en llanto porque había cumplido un sueño. Hoy estoy convencido una vez más señor presidente que en ese momento abría uno de mis puntos de bifurcaciones más fuertes, es donde se me ocurre formar mi primer grupo de militancia porque entendíamos que usted significaba todo eso, la lucha viva y que por esa razón teníamos que acompañarlo.

Ese momento opté por dejar las condiciones de vida más cómoda en termino coloquiales, y digo “optamos“, en el sentido de que los revolucionarios tenemos los mismos sueños que no son generacionales, sigue la lucha pero a diferencia de antes ahora se encuentra en la trinchera de la defensa del proceso de cambio, de un proceso de integración de una Latinoamérica Unida. Por eso decidí enfrentarme contra toda injusticia, recordando la frase de nuestro Comandante Che Guevara, que sobre todo tenemos que ser capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario. Entonces me sumé a los movimientos estudiantiles, protestas callejeras, marchas, defendiendo lo que usted iba construyendo, estuvimos en la defensa de la carretera del TIPNIS, estuvimos defendiendo la unidad del país cuando estalló el separatismo y el golpe Cívico Prefectural, en la cual mis compañeros hicieron un trabajo mucho más fuerte, los pegaron, los patearon, pero siempre firmes, ante eso nace hoy mi grupo de militancia “Columna Sur”, de formación política, y de construcción de mi ser, y mucho más.

En ese continuo de recuerdos, se me viene a la mente el 2009 donde encontré dos problemáticas muy profundas, como esa descripción de la existencia personal como estructura objetiva del mundo en la cual está inserto el individuo empírico, siendo éste quizás otro rasgo hegeliano, hice dos análisis que parece imposible justificar, pero mi existencialismo si estaba justificado. Primero al alejarme de mi enamorada por mi primera tarea revolucionaria de llevar y aportar en la Corte Nacional Electoral, el primer voto en el extranjero y ese devenir fue la ruptura; y el segundo, fue la injusticia de ver a mi pueblo en la Argentina, desde las esclavitudes, y esas luchas de clase, de la explotación del hombre hacia el hombre. Hoy retornando al país.

{destacado-1}Pero esa lucha se materializó cuando íbamos a capacitar a colegios, articulábamos con organizaciones sociales, comencé a escribir y no era el cambiar la pluma por el fusil pero era otra vía de combate, y salían frases como: “No somos unos vacuos soñadores, el punto de partida nos lo entregó el Presidente Evo Morales Ayma, con las condiciones concretas de la vida material que se están dando, erradicación de la pobreza, servicios básicos, vivienda digna, revolución e independencia tecnológica y científica, un país productivo, industrializado y con empleo, soberanía alimentaria, agua para la vida y el respeto, integración caminera, un país soberano, etc.” O más simples como “No somos republicanistas, porque rompimos el norte que delimitó el horizonte de una época dominante, nosotros somos revolucionarios que pensamos que la solidez y la estabilidad del Estado está en la unidad del pueblo boliviano, de sus organizaciones sociales indígenas-campesinas, obreras, sindicales y populares. Somos Plurinacionales, somos plurales.”

Hoy todo tiene un tono menos dramático porque somos más maduros, pero el hecho se repite… le escribía el Che a Fidel en su carta de despedida, pero es verdad los hechos se repiten, justamente esta carta tiene el enfoque y una carga emocional, de toda una juventud que vio la transformación, que exige y se levanta gritando Evo hasta el 2025. Por eso hoy más fuerte que antes estoy convencido que el camino es usted señor Presidente, que el devenir del país está en Evo Morales, y desde este lado esta su soldado acompañándolo, y tiene su vanguardia llamada Columna Sur.

Por eso nuestro grito es la respostulación de Evo Morales para las elecciones de 2019 y hasta el 2025, que seguramente nos tocara a nosotros para darle continuidad a este país que le merece que nos merece, y a su gente que hoy nos devolvió la dignidad y la soberanía, simplemente agradecerle.

Hasta la victoria siempre, ¡Patria o Muerte!

Se despide un simple ciudadano Sergio Salazar Aliaga militante de Columna Sur esperando volver a ver esa imagen de su posesión con el mismo nudo en la garganta y los ojos botando gotas de sal…

Sergio Salazar Aliaga
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.