El SENAME es a los niños lo que la escuela a la educación

Tragedias tan terribles como las que viven a diario los niños en centros del SENAME, las cárceles, y las poblaciones marginadas y marginales, no van a desaparecer por la vía de la aceptación o rechazo de una comisión investigadora de la Cámara de Diputados.

No se sabe con exactitud de alguna medida efectiva en algún sentido, que haya beneficiado a gente común y sufriente, que hay salido de o a propósito de la investigación de una comisión de esas.

Contrario sensu, más bien esas instancias han sido útiles para tapar escándalos de magnitudes parecidas a lo que viene sucediendo en el SENAME, desde que el tiempo es tiempo.

Convertido en un coto de caza de la Democracia Cristiana porque fue lo que le tocó  cuando la repartija, el SENAME ha sido el deshuesadero de niños que han tenido la mala suerte de nacer pobres, que es como decir afectados por el desprecio, la droga, la delincuencia, la falta de escuelas, de hospitales y vivienda digna. Y de todo derecho humano.

Y, por cierto, materia prima de preferencia para cárceles y cementerios.

Para decirlo en breve: el SDENAME, así como cuanta institución se relaciona con la administración de los efectos nocivos del neoliberalismo, son consustanciales a esta cultura.

Si la escuela tiene por misión reproducir la cultura impuesta por la dictadura y administrada con pasión por la Concertación/Nueva Mayoría/Ultraderecha, centros como el SENAME tiene por misión el control de daños  entre los menores de edad. Entre que los mate la policía, la droga o el barco enemigo, mejor que se vengan a morir bajo techo.

De soluciones de fondo, nada. De soluciones reales, imposible. No en este mundo. No en este país. No en el neoliberalismo.

El SENAME es a los niños, lo que la escuela es a la educación. Una farsa que acomete la función de que las cosas parezcan aunque no sean.

Resultaría más económico y honesto el fusilamiento precoz. El ataque quirúrgico de una escuadrilla de F 16 sobre las poblaciones en los que esos niños se reproducen.

Los niños marginados y marginales son un efecto necesario del actual orden. Un subproducto que hay que manejar para que no se salga de lo previsto en los costos y pérdidas.

Y las muertes de esas criaturas que no supieron que eran niños,  son números que nada dicen a los sostenedores del sistema. Son reducidos a pérdidas de los subsidios. A costos.

Por eso a juicio de los poderosos, no es posible que por parlamentarios irresponsables se deje al descubierto aunque sea una de las responsables de ese  infanticidio, como resulta ser la exministra Blanco.

Y que en ese arranque de responsabilidad se dejen al descubierto dos flancos innegociables: los escasos números de la presidenta y la posibilidad de que familiares de los niños víctimas tengan la desfachatez de pedir alguna reparación.

Y entonces arreció la campaña para rechazar el Informe desplegando a ministros y funcionarios con la misión de conseguir los votos necesarios por la vía que fuere.

¿Qué se transó en esas tratativas inmorales? Sepa Moya.

En este episodio hay hechos singulares y sería injusto vincularlos mecánicamente al lobby desplegado por los habitantes de calle Moneda sin número. El caso de la diputada Vallejo, por ejemplo, y su discurso emocionante a cuyo término optó por la abstención olvidando que hace poco había estado de acuerdo con su aprobación. Misterio.

O el caso del diputado del Frente Amplio, Gabriel Boric que esgrime una batería de razones para haberse opuesto, entre otras, que la acusación no iba al fondo.  Pero, ¿alguna Comisión Investigadora de la Cámara ha llegado alguna vez a algún fondo?

Esta tampoco lo hacía pero al menos: “la reconstitución de los hechos contribuye a esta Comisión para reprochar seriamente la gestión ministerial negligente e inexcusable de la señora Javiera Blanco ex Ministra.”

Javiera Blanco, ¿vio?

No Juanito Pérez, sino la niña símbolo de la mala gestión, la regalona de SE, la mujer más blindada de Chile. La que cayó para arriba. La que fue premiada por la presidenta como Consejera del CDE, con un sueldo morbosamente grande casi de por vida, luego de abandonar a su suerte a los niños por los que decimos nuestra preocupación.

Si el Informe no tenía efectos vinculantes, entonces ¿dejaba todo en donde mismo?

No. En el caso de aprobarlo, ¡por lo menos dejaba una responsable sometida al escrutinio político y eventualmente legal!: la singular Javiera Blanco.

Y para decir la verdad, el famoso informe no es tan suave ni tan condescendiente ni tan blando ni es solo a la ministra Blanco a la que apunta. Aunque ya sería algo.

Hágase un tiempo y vea. Lo interesante está más o menso desde la página 483, en adelante. No es necesario leerse todo el resto. Ojee y hojee. (http://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2017/07/06/conoce-el-duro-informe-de-la-comision-sename-ii-que-fue-rechazado-tras-lobby-del-gobierno.shtml)

Boric tendrá sus razones y está en su derecho. Aunque si hay algo complicado en política, es dar explicaciones. En este ámbito más vale ponerse colorado una vez que amarillo varias.

Después de todo el mundo seguirá andando.

Y en ese derrotero nuestro país seguirá asistiendo a eventos tan dramáticos como la muerte de niños no solo en las sospechosas instalaciones del SENAME, sino que en donde palpite y se reproduzca la infame cultura neoliberal que tiene la virtud de desarrollar órganos que les permite deshacerse de los que sobran.

¿Sabía usted que el promedio del subsidio que se les entrega a los organismos que los mantienen encarcelados es de $ 262.000 por niño al mes?  ¿Y que el rango de esa subvención va desde $ 105.000 a $ 460.000 por niño al mes? (pág. 482)

Ricardo Candia Cares
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.