Fue un partido de infarto. Y no por la cantidad de opciones de gol sino por el insufrible factor del VAR -sistema de video que asiste a los árbitros- que anuló dos goles, uno para cada equipo, y terminó validando un gol invalidado a Eduardo Vargas. Fue dos a cero ante el campeón africano, Camerún.

Chile fue siempre superior, con niveles altos individuales de Arturo Vidal, Gary Medel y el ingreso de Alexis Sánchez, quien llegó desde la banca para solucionar un puzzle defensivo camerunés que se cerraba bien.

En la primera parte, sin Sánchez en la cancha, La Roja apeló a su ordenamiento clásico, con laterales en posiciones ofensivas y apelando a la limpia salida desde el fondo con Gary Medel y Gonzalo Jara. Y cuando estos se equivocaban o la salida no era limpia, Camerún encontraba espacios para meter contragolpes.

Lo del VAR comenzó a generar dudas cuando insólitamente le anulan un tanto a los africanos tras un tiro libre y una mala salida de Johnny Herrera. Ya en el final del primer tiempo, Medel logra encontrar a Vidal libre y con un pase entre líneas, Vargas queda solo para poner el 1 a 0. Tras la celebración, el VAR decide anular el gol de manera insólita.

Pero en la segunda parte, con los cambios del técnico Juan Antonio Pizzi -ingresó a Silva que controló los embates del rival-, con Leonardo Valencia generando más espacios en ofensiva y principalmente, por el ingreso del Niño Maravilla, que definió el debut chileno con dos jugadas con su sello. Primero, a los ’83 para ponerle un centro a Arturo Vidal que puso el 1-0 con un salto portentoso. Después, apilando rivales y dejando en opción de gol a Eduardo Vargas, que anotó y tuvo que esperar la corrección de la televisión, pues le habían anulado el tanto por supesta posición de adelanto.

Fue triunfo y es lo que importa. ¿Conclusiones? Chile consolida sus pretensiones de ser campeón con un entrenador inteligente que supo leer el partido y cambiarle la mano, una base de juego que se sigue consolidando, figuras que resuelven partidos complicados y una capacidad goleadora que sigue apareciendo en momentos claves. Lo que va a quedar es esa idea tozuda de la FIFA de quitarle naturalidad al fútbol en favor de la tecnología. Es como quitarle la esencia…

No more articles