Hubo lluvia en la previa en Chicago y eso hacía temer un partido impreciso. Y se sabía que Néstor Pékerman iba a plantear un choque con un equipo muy armado desde atrás y con un rombo de ataque preciso, de probada condición técnica, encabezado por Juan Guillermo Cuadrado, Edwin Cardona y James Rodríguez, dejando sólo a Roger Martínez en ofensiva metido entre Vidal y Jara.

1466641584-auno683370Al frente, sin Arturo Vidal y Marcelo Díaz como ausencias sensibles, Juan Antonio Pizzi hizo cambios que a muchos les parecían equívocados. Edson Puch, puntal en la victoria ante México dejaba su lugar a José Pedro Fuenzalida que se adelantó para dejarle su puesto a Mauricio Isla y con las confirmaciones de Francisco Silva y Pedro Pablo Hernández supliendo las ausencias en el medio terreno.

Pero ya a los siete minutos, la pizarra de Pizzi entregó réditos, precisamente con un arranque del “Chapa” Fuenzalida quien dejó atrás a Fabra, lo engancha y saca un centro que Cuadrado quiso despejar y prevenir la arremetida de Alexis. Error, porque el balón le quedó servido a Charles Aránguiz que entre los centrales apareció solo y liquidó a David Ospina para poner el uno a cero. 1466641255-chile

No reaccionó Colombia porque nuevamente Fuenzalida encabezó una carga que Sánchez casi convirtió en el segundo a los ‘9. Era un aviso porque un minuto y medio después, ahora fue el tocopillano quien le metió un enganche soberbio al lateral Arias y definió en el vertical izquierdo para que el rebote le quedase a Fuenzalida. El delantero de la UC consolidó su enorme comienzo de partido y anotó el dos a cero. Dos minutos después, el mismo Sánchez armó un parque de diversiones en la defensa cafetera y mandó el balón al vertical cuando Ospina intentaba una reacción. Chile era una tromba en el inicio del partido.

Pasaron 20 minutos para que James Rodríguez comenzara a volcar el campo a su favor y en una de esas arremetidas, Martínez le ganó la espalda a Jara y enfrentó a Bravo pero el golero chileno mostró su calidad y sacó el remate ajustado ahogando el grito del gol.1466642167-auno683374

La salida por lesión de Hernández propició que Colombia administrara el balón y Rodríguez con Cardona comenzaran a mostrarse. Otra del atacante Martínez hizo pasar susto a la última línea de Chile. Y en la media hora, primero James con un remate desviado y luego Arías en una proyección ganándole la espalda a Eric Pulgar hicieron trabajar nuevamente a un activo Claudio Bravo.

Y en los últimos minutos, cuando Colombia apretó a la zaga chilena, la figura portentosa de Claudio Bravo con tres tapadas formidables a Carlos Sánchez, Martínez y Cuadrado que permitieron que Chile se fuera con el dos a cero al descanso.

Insólitamente, la organización retrasó el inicio del segundo tiempo e incluso se le pidió al público y reporteros de cancha que se resguardaran en lugares seguros, un protocolo generado por la inestabilidad climática tras la caída de tormenta eléctrica, lluvia y que incluso es normal en la realización de espectáculos deportivos en Estados Unidos.

1466644752_730941_1466645909_noticia_normalUn pronóstico del tiempo tan exacto que apenas concluyó la primera parte, el clima se volvió protagonista y los jugadores debieron esperar por más de dos horas por una reanudación de la semifinal del torneo. Con una cancha empapada y los hinchas sin poder salir del recinto, la incertidumbre se instaló en Chicago.

Tras un leve calentamiento y con un campo de juego imposible para hacer juego asociado, los equipos volvieron a la cancha. Fue como comenzar de cero y se notó en la intensidad. Gonzalo Jara le cometió un penal a Torres que pudo poner el partido cuesta arriba cuando recién iban tres minutos del complemento.

Era un partido de pelotazos y fricción y en eso, Colombia salió perdiendo cuando Carlos Sánchez cortó una salida de Aránguiz con foul y se llevó la segunda tarjeta amarilla. Con ese panorama, Chile consolidaba su ventaja.

En medio de la confusión, Silva tomó las banderas y metió un centro que Pulgar cabeceó obligado a una atajada fenomenal de Ospina cuando se cantaba el tercero.

Bravo le sacó un remate frontal a James Rodríguez mientras al frente intentaba Sánchez. El delantero de Arsenal junto a Isla y Charles Aránguiz fueron figuras sobresalientes en un momento en que había que poner tranquilidad. Al Niño Maravilla le hicieron un penal que pudo significar otro tanto rojo.

Con la desesperación colombiana y un partido sucio en el final, solamente alterado por hinchas entrando en la cancha, la selección nacional se alzó con una victoria justa e inteligente. Este domingo jugará, tal como el año pasado, una final ante Argentina buscando al nuevo campeón de América. Otra definición para la mejor generación del fútbol chileno. Otro triunfo de un equipo que fue de menos a más. Y que tendrá a Arturo Vidal en cancha como para buscar otra página de gloria para el deporte chileno.

 

 

 

 

No more articles