El excentral azulgrana, que se encuentra en Rusia en una campaña promocional del Mundial 2018, ha sufrido uno de los momentos más incómodos de su vida. Carles Puyol se paró con unas aficionadas para hacerse una fotografía y se llevó una sorpresa cuando una de ellas le dio con un consolador en la cara.

Tras aceptar ser grabado, las chicas le piden que les ayude y que les diga a cámara que las quiere. Contrariado, el exazulgrana les pregunta para qué quieren eso, a lo que le responden que “es para nuestro vídeo. Tienes un pelo muy bonito. Eres muy guapo”.

Puyol, sorprendido por la agresividad e insistencia de las jóvenes, alcanza a decir “no, no”, antes de que el vídeo se corte tras la llegada de los hombres de seguridad del evento.

No more articles