De sus cortos 17 años, Billy Monger llevaba nueve en las pistas de competición y soñaba con que 2017 fuera su año para coronarse como campeón de la Fórmula 4 de automovilismo, pero la tragedia tocó su puerta.

El joven piloto presumía de haber ganado carreras en todas las categorías en las que había participado y de haber sido dos veces campeón británico. Por eso, su nuevo objetivo parecía alcanzable: había ganado dos de las cuatro carreras de la temporada 2017.

Sin embargo, el domingo pasado un aparatoso accidente en el autódromo de Donington Park, en el centro de Inglaterra, lo obligó a abandonar las pistas. El joven de 17 años golpeó la parte trasera de otro de los coches y tuvo que esperar durante más de hora y media antes de ser trasladado al hospital.

“Debido a los daños sufridos y a pesar del esfuerzo del grupo médico, las dos piernas de Billy han sido amputadas”, da a conocer la FIA en un comunicado. “Ha sido inducido al coma durante la operación y será despertado en los próximos días”, aclaró el máximo organismo automovilístico.

Varios aficionados están recaudando fondos para ayudar al piloto con el tratamiento. También varios pilotos de Fórmula 1 han mandado ánimos al desafortunado Billy Monger.

No more articles