El Ejecutivo paraguayo se comprometió a convocar a una mesa de crisis interinstitucional para atajar la situación de inseguridad en el norte del país, donde tres personas están secuestradas supuestamente por guerrillas y otras dos desaparecieron en las últimas dos semanas.

La decisión se dio después de una reunión del presidente, Horacio Cartes, con los familiares de los secuestrados y desaparecidos presuntamente a manos de la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), a quienes atendió en la residencia presidencial en Asunción. La primera sesión de este mecanismo se estipuló para el próximo martes, según informaron desde la Presidencia.

Este encuentro se dio después de que el pasado viernes desconocidos se llevaran a la fuerza al menonita de 22 años Bernard Blatz en el norteño departamento de San Pedro, en una zona de influencia del EPP, según fuentes antiguerrilla, tras disparar contra el vehículo en el viajaba y llevarlo a la fuerza. Una semana antes, también en San Pedro, el colono menonita Franz Hiebert, de 32 años y origen mexicano, desapareció cuando estaba trabajando en la finca San Eduardo, cuando seis personas armadas, vestidas con ropas camufladas, irrumpieron en la plantación, incendiaron el tractor en el que trabajaba y se lo llevaron.

Ambos casos son considerados por las autoridades como “desaparecidos por privación ilegítima de libertad”, ya que para que se considere secuestro es necesario que exista alguna reivindicación, un pedido de rescate o extorsión.

Estuvieron presentes en la reunión los padres de Blatz y Hiebert, así como familiares de Abraham Fehr, menonita que sí está confirmado que está cautivo por el EPP desde hace más de dos años y sin ninguna señal o información sobre su estado desde su desaparición.

No more articles