OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El año 2017 ha estado marcado por los bajos índices de crecimiento económico del país, lo que acarrea consecuencias directas en el sector inmobiliario, que ha visto disminuidas sus ventas en comparación con años anteriores.

Según cuenta Enzo Langer, especialista en temas vinculados al mercado inmobiliario, ya se comenzó a hablar de una “burbuja inmobiliaria” en Chile, es decir, un incremento excesivo e injustificado del valor de los bienes inmuebles o bienes raíces, ocasionado en general por la especulación.

“A pesar que nuestro país es constantemente elogiado debido a su estabilidad tanto política como social, ha sido inevitable encontrarse los últimos años con una fuerte alza en los precios del sector inmobiliario, este contexto ha traído como consecuencia una disminución importante en las compras de propiedades”, explica Enzo Langer en su sitio web.

Por tal razón, resulta pertinente preguntarse si éste es el mejor momento para realizar una inversión en inmuebles o es mejor tomar la decisión de esperar a que el mercado vuelta a “la normalidad”.

Durante estos últimos dos años, el desempleo en el país aumentó considerablemente, alcanzando las cifras más altas de la última década. Además, en el inconsciente colectivo se registra una sensación de poco crecimiento en el ámbito financiero y de inestabilidad en el mercado laboral, dos factores que afectan al área inmobiliaria.

Debido a las dificultades económicas, en el último tiempo los potenciales compradores han decidido no invertir en bienes raíces y persiste un descontento general por los altos precios de las viviendas.

“Muchos chilenos que tenían en mente adquirir propiedades, lo han pensado dos veces y han decidido por ahora no arriesgarse, optando por invertir en otras áreas. De esa forma se han alejado de la problemática inmobiliaria que existe en el día de hoy”, señala el experto  Enzo Langer.

Pese a los números negativos que tuvo en año 2016 en muchos aspectos vinculados a la inversión, el panorama para este 2017 no debería ser tan desolador y se cree que podría terminar con mejores perspectivas.

Aunque los primeros meses no han sido completamente favorables, los expertos aseguran que el 2017 terminaría como un año más estable y sin tantos vaivenes en el sector inmobiliario, lo que podría verse reflejado en un incremento –aunque sea leve– de las ventas de propiedades.

El escenario económico que enfrenta el país ha obligado a que muchos chilenos deban reorganizar sus intereses y prioridades, por lo que algunos inversionistas se han dirigido a otros mercados y otros han optado por aplazar su solicitud de créditos hipotecarios para comprar una casa o departamento propio.

A juicio de Enzo Langer, el temor e incertidumbre de embarcarse en un compromiso a largo plazo, como un crédito destinado a la vivienda, son totalmente comprensibles considerando el actual panorama económico del país.

Por tal razón, el experto inmobiliario aconseja que probablemente éste no sea el momento de invertir demasiado dinero en bienes raíces para la mayoría de las personas.

Por el contrario, podría ser un momento favorable siempre y cuando exista una alternativa segura para comprar, que tenga potencial y que pueda significar una probable ganancia para el nuevo dueño en el futuro próximo.

Sin embargo, en términos generales, la recomendación de Langer es postergar el deseo de adquirir una vivienda propia, con el fin de optar a mejores ofertas y garantías por parte de las instituciones bancarias y empresas inmobiliarias.

“Es necesario que haya un entendimiento por parte del sector inmobiliario en cuanto a las necesidades de sus potenciales clientes. No puede seguir existiendo un alza en propiedades que no cuestan lo que realmente piden por su compra”, concluyó Langer.

No more articles