Según presentan los resultados de la última encuesta Casen, realizada en 2015, sobre un millón de familias en Chile arrienda una vivienda. A pesar de que dicha  cifra está por debajo del 62% que habita una vivienda propia, representa el 20% del total de los hogares del país.

En el detalle, de las familias que arriendan, 141.181 hogares son parte del grupo socioeconómico que tiene un sueldo promedio de $263.504 mensuales -denominado primer quintil- y gasta el 45% de éste en arriendo, según datos recabados por la Fundación un Techo para Chile. En el segundo quintil la situación disminuye a un 30% y en el tercero al 25%.

“Este gasto excesivo en el arriendo constituye una grave vulneración al derecho a una vivienda adecuada en cuanto a la variable ‘gastos soportables de la vivienda’, y se presenta como una cifra que supera el promedio del gasto de los hogares de países OCDE, donde el promedio de desembolso en este aspecto es de 20%”, dice el estudio de Techo dado a conocer por La Tercera.

Para el director social de Techo, Gonzalo Rodríguez, “estas cifras, no son solo números. Son el reflejo de que hay miles de chilenos y chilenas que en la actualidad, por el alto costo del arriendo, no alcanzan ni siquiera a llegar a fin de mes”.

La situación se pone más cruda en ciertas regiones del país. Las familias del primer quintil de la Región de Magallanes tienden a gastar en promedio el 66% de sus fondos en vivienda, seguidos por Arica (55%) y Los Lagos (53%).

Desde el Ministerio de Desarrollo Social explican que el arriendo ha incrementado su participación en los quintiles de menor ingreso. De acuerdo con sus datos, el porcentaje de participación en el primer quintil pasó de 11,8% de los hogares en 2013 a un 13,0% en 2015.

“Dicha cifra, sin embargo, sigue siendo baja en comparación al resto de hogares del país, ya que en el quinto quintil el porcentaje de arrendatarios llegaba en 2015 al 29%”, señala Heidi Berner, subsecretaria de Evaluación Social.

Sin embargo, la autoridad destaca que existen avances en la materia, ya que “según los datos de la Encuesta Casen 2015, un 64,1% de los hogares en el primer quintil es propietario de vivienda, superando significativamente lo observado entre los hogares del V quintil más rico (60,9%)”, señala Berner.

Finalmente, la autoridad de gobierno sostiene que “un 53,7% de los hogares del primer quintil que adquirieron su vivienda entre los años 2010 y 2015, lo hizo con el apoyo de un subsidio habitacional”.

No more articles