Captura de pantalla 2017-01-31 a las 21.48.38

Hace años se añora que una fuerza política emergente logre derrotar por la vía democrática al duopolio que pactó una transición para su status quo.

Hoy la maduración de un proceso social de largos aprendizajes ha desembocado en una convergencia de [email protected], fuerzas políticas, partidos y otros en formación, que deben vencer el miedo al qué dirán, pues deben crecer, sumar en su diversidad.

En todo proceso de unión de fuerzas y que no le teme a la diferencia y prefiere el diálogo y los acuerdos de multitudes en base a un programa, donde siempre habrá detractores, pero el prinicipio que debe moverlos es la Unidad y tres veces Unidad.

Estar atentos a no enfrascarse en luchas que lleven a la división, no caer la mezquindad, ser coherentes con que en la democracia si queremos alcanzarla como ideal, es para que el pueblo decida en plebiscito, más allá de los pasos previos de una primaria parlamentaria y una presidencial que logren elevar a quienes serán los “ungidos” para re abrir las grandes Alamedas.

No queremos que esto se transforme en un recambio generacional de la clase política, es algo mucho más profundo que dotar de savia joven el parlamento nacional lo que está en juego y el Frente Amplio tiene un desafío gigante por delante y son muchas las personas que confían en que sabrán actuar con sabiduría.

No more articles