El 18 de diciembre de 2016, el joven Brandon Hernández Huentecol de 17 años recibió disparos en un operativo de Carabineros en la localidad de Curaco, comuna de Collipulli. Quedó con más de un centenar de perdigones en la espalda, estuvo 45 días internado en un recinto médico en Temuco y fue sometido a numerosas cirugías.

Este miércoles debía ser formalizado el funcionario policial acusado de disparar por la espalda al joven mapuche, sin embargo, el sargento segundo Cristian Rivera no se presentó a la audiencia de formalización.

Rivera sería formalizado por “cuasidelito de lesiones con ocasión de un delito de apremios ilegítimos”. Si bien se ausentó durante esta jornada, la audiencia fue reprogramada para el 12 de diciembre, según informó Soy Temuco.

En diciembre pasado, la madre de Brandon, Ada Huentecol, relató que su hijo Isaías de 13 años había salido a andar en bicicleta cuando fue interceptado por Carabineros. La progenitora afirmó que los policías lo forcejearon de su brazo y lo tiraron al piso, por lo que el pequeño gritó con desesperación para llamar a su hermano, Brandon, quien corrió al rescate del niño.

“Salió a defender a su hermano y estos miserables malditos lo reducen y lo tiran al piso diciéndoles ‘quédense tranquilos o les disparo’ y cuando mi hijo lo dejaron en el piso va el paco maldito le dispara si ningún temor o no sé qué tendrán ellos en su mente”, contó la mujer en ese momento.

No more articles