El proceso que culminó en la realización de una plebiscito para determinar la continuidad del régimen militar de Augusto Pinochet no se inventó de un día para otro. La crisis económica mundial golpeó particularmente a la sociedad chilena, desprovista de toda protección social y se desencadenaron movilizaciones que comenzaban a perder el miedo. La presión internacional también aterrizó a través de la diplomacia y los mercados. Para este arrinconamiento que empezaba a sufrir la Dictadura, hubo un actor clave que permitió construir el coro de la protesta y la oposición: la prensa independiente.

Esta prensa, que se opuso al rol obsecuente que desempeñaron los medios oficiales, principalmente de los grupos empresariales televisivos, la cúpula de la Iglesia Católica,  Copesa y El Mercurio. Actuó como una herramienta de articulación de la protesta social, que además iba semana a semana actualizando sobre las aberraciones políticas, económicas y humanas que encabezó el Régimen Militar. Apsi, Análisis, Cauce y Fortín Mapocho forman parte de esta verdadera gesta heróica.

El flamante Premio Nacional de Periodismo, Alberto “Gato” Gamboa fue director de Fortín Mapocho en este período. El medio, que dio protagonismo a Margarita, el personaje a través del cual se desplegaba la línea editorial opositora e independiente, encabezó el balance de la tensa jornada del plebiscito del 5 de octubre, que dio arrojó el conocido resultado: El No a la continuidad del Régimen derrotó con un 56% al Sí, que obtuvo un 44%.

Al día siguiente fue publicado un titular que hasta hoy se apunta como aquel que expresa de modo más genuino la sensación de victoria que corría por esos días, y de derrota a la Dictadura encabezada por Augusto Pinochet, sobre quien se redactó: “¡Corrió solo y salió segundo!”.

 

No more articles