La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a 26 ex miembros de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) por su responsabilidad en el delito de secuestro calificado de Miguel Ángel Acuña Castillo, ilícito cometido a partir del 8 de julio de 1974 como parte de la denominada “Operación Colombo”.

En fallo unánime, la Quinta Sala del tribunal de alzada condenó a los agentes César Manríquez Bravo, Pedro Espinoza Bravo, Miguel Krassnoff Martchenko y Raúl Eduardo Iturriaga Neumann a penas de 13 años de presidio, en calidad de autores del delito.

En tanto, otros 22 ex agentes, entre ellos Víctor Lawrence Mires y Basclay Zapata Reyes, deberán purgar 10 años de presidio, también como autores. En la causa, otros miembros de la DINA fueron absueltos.

En la etapa de investigación, el ministro en visita Hernán Crisosto logró establecer que la noche del 8 de julio de 1974, el militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Ángel Acuña Castillo, fue detenido en las cercanías de su domicilio en Macul por agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia, quienes lo trasladaron al recinto de reclusión clandestino denominado “Yucatán” o “Londres 38” en la capital.

Miguel Krassnoff

El fallo detalla que Acuña fue “continuamente sometido a interrogatorios bajo tortura por agentes de la DINA que operaban en dicho cuartel, con el propósito de obtener información relativa a los integrantes del MIR, para proceder a la detención de los miembros de esa organización”.

La última vez que el detenido fue visto con vida, agrega la sentencia, “ocurrió un día no determinado del mes de julio o agosto de 1974, encontrándose desaparecido hasta la fecha”. Luego, su nombre apareció en el listado de 119 personas publicado en la prensa nacional -destacando entonces el titular “Exterminados como ratones” del diario La Segunda-, medio que reprodujo la lista informada en la revista brasileña Novo O’ Día de Curitiba el 25 de junio de 1975. En ella se daba cuenta que Acuña había muerto en Argentina junto a otras 58 personas pertenecientes al MIR, a causa de supuestas rencillas internas suscitadas entre esos miembros. Con el tiempo se sabría que “dichas publicaciones tuvieron su origen en maniobras de desinformación efectuadas por agentes de la DINA en el exterior”, añade la Corte.

En el aspecto civil, se confirmó el fallo que condenó al fisco a pagar una indemnización total de $90.000.000 a familiares de la víctima.

El Ciudadano

No more articles