Foto. T13

Foto. T13

El tribunal resolvió mantener la firma mensual, el arraigo y la prohibición de acercarse a centros del Sename para Thiare Oyarce y decretó arraigo nacional para Mónica Monje (directora del centro) y Jessica Figueroa (jefa directa de las cuidadoras), quienes se encontraban sin medidas cautelares. Los otros tres educadores formalizados por apremios ilegítimos contra la niña en 2015 también quedaron con arraigo.

Este caso motivó que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentara una querella por cuasi delito de homicidio, para determinar las responsabilidades del caso, que luego fue ampliada a apremios ilegítimos.

El caso produjo alto impacto en la sociedad y por ello el INDH inició el 31 de enero pasado una misión de observación a centros Sename a través de la cual se está recogiendo información sobre el ejercicio y respeto de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, sobre sus condiciones de vida, y además ayudará a establecer un sistema de alerta temprana para prevenir vulneraciones de derechos.

Sobre la ampliación de las medidas cautelares, el abogado del INDH, Pablo Rivera, sostuvo que “entendemos que se da el presupuesto material, que es el más importante, del delito por el cual se formalizó y nos hemos querellado, que es por apremios ilegítimos. Las mal llamadas contenciones son constitutivas de castigos corporales que van más allá de lo permitido legalmente”.

No more articles