El juez argentino Guido Otranto dijo este martes que en el rastreo de tierras en búsqueda de pistas de Santiago Maldonado en el sureño río Chubut, no se encontraron restos humanos, pero sí teléfonos y dos mochilas con posible relación con el joven, cuyo rastro se perdió hace 49 días tras una protesta.

En un acta publicada por el Centro de Información Judicial (CIJ), el magistrado explica el operativo que ordenó en la Estancia Leleque de la Compañía de Tierras Sud Argentino SA, ocupado por el Pu Lof, comunidad mapuche con la que fue visto por última vez Maldonado.

El joven, de 28 años, participaba de una protesta de pueblos originarios el pasado 1 de agosto en la ruta 40 de la sureña provincia de Chubut cuando fue visto por última vez antes de que la Policía desalojara la manifestación. Es en ese área donde el juez Otranto, a cargo de las causas por “desaparición forzosa” y por habeas corpus -derecho de un detenido o preso a comparecer ante un juez para que resuelva si su arresto fue o no legal-, ordenó el rastreo.

Según el acta judicial, el operativo encontró dos mochilas y teléfonos celulares pero no restos humanos. A propósito de las mochilas, una de ellas “coincide parcialmente con la descrita por dos testigos como la que usaba Santiago Maldonado el día de su desaparición”. En tanto, la segunda mochila, que se encontró bajo un árbol cercano a la costa del Río Chubut, tiene un “aparente estado de abandono” y presenta “semejanzas con el color descrito por los testigos mencionados”.

También se incautaron teléfonos celulares que serán sometidos a pericias tecnológicas para poder “determinar si alguno de ellos pertenece a Santiago Maldonado o si registran datos relevantes para explicar su desaparición”.

A propósito del rastreo, para muchos el más grande que se haya realizado en la historia argentina, en el acta firmada por el Juzgado a cargo de Otranto se detalló que participaron 367 policías del rastreo de 1.300 hectáreas alrededor del río Chubut. Además, se explicó que cuatro personas fueron demoradas durante el operativo y una de ellas, Elizabeth Loncopan, miembro de una comunidad mapuche, fue detenida por “no permitir ser identificada” y durante la tarde de este lunes “recuperó su libertad”.

El caso mantiene en vilo al país y se ha convertido en prioridad para el Gobierno de Mauricio Macri ante la presión de asociaciones de derechos humanos y parte de la oposición, que insisten en que los gendarmes son responsables de su desaparición. Sin embargo, Otranto dijo este domingo que la hipótesis “más razonable” es que el joven se ahogó en un río cuando huía de los agentes, algo que no convence para nada a la familia.

Fotos: Agencia Télam

No more articles