Un fiscal argentino viajara a Chile durante el mes de diciembre para investigar posibles “conexiones” entre “mapuche chilenos y argentinos”, en el marco de una investigación por algunos atentados realizados en la provincia trasandina de Neuquén.

En estos ataques, ocurridos entre agosto y noviembre, se utilizaron bombas molotov, que de acuerdo a las autoridades argentinas, al ser periciadas revelaron pistas a la Fiscalía sobre una posible conexión con movimientos chilenos. En palabras del fiscal José Gerez, ya se han establecido de manera fehaciente y real vínculos con Chile”.

Ante este escenario, desde la Werkén, confederación mapuche de Neuquén, respondieron señalando que el fiscal “ha entrado en la lógica del gobierno de demonizar la demanda mapuche de accesos a tierras”.

“En la Patagonia argentina no hay terrorismo ni grupos armados, menos movimiento o  intercambio de armas con Chile. Hay solamente un pueblo reclamando acceso a la tierra, mientras esta misma tierra se va transformando en un gran espacio en manos de terratenientes, de empresas extranjeras, de ricos y famosos. No compartimos para nada el enfoque del fiscal”, señaló Jorge Nahuel, vocero de la confederación, citado por radio Cooperativa.

Por su parte, Horacio Quiroga, intendente de la provincia de Neuquén, afirmó que le parece “muy bien” la línea de la investigación, señalándola como “un bien” para ambas naciones.

“Llevan adelantes estas acciones (los mapuche) desconociendo absolutamente los delitos que ellos hacen. Tomándose facultades como prohibir o delimitar acceso del estado argentino a tierras que no son de su propiedad”, sostuvo Quiroga, citado por la misma emisora.

No more articles