Tres gendarmes serán formalizados en calidad de autores por el delito de vejaciones injustas -sancionado en el artículo 255 del Código Penal- que afectaron a Lorenza Cayuhan, comunera mapuche quien permaneció engrillada cuando era trasladada desde la cárcel de Arauco a distintos centros médicos y también mientras estaba en el trabajo de parto en Concepción, en 2016.

El 14 de octubre del año pasado en dependencias de la Clínica de la Mujer del Sanatorio Alemán, la mujer, que cumple una condena de cinco años por robo con intimidación en Arauco, parió a su hija Sayén estando engrillada a la cama de parto. Por este motivo el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó una querella por torturas -según las constataciones realizadas por el Colegio Médico de Chile-, no obstante, el fiscal cambió el delito por el de vejaciones injustas.

Al mismo tiempo, el INDH y la Defensoría Penal Pública presentaron en 2016 un recurso de amparo el que fue acogido por la Corte Suprema, ordenando que en adelante Cayuhan deberá ser trasladada según las normas “mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos” y su custodia “será ejercida exclusivamente por personal femenino de Gendarmería de Chile”.

El máximo tribunal ordenó también que Gendarmería “deberá revisar y adecuar sus protocolos de actuación en materia de traslados a hospitales externos, conforme a la normativa internacional suscrita por Chile relativa a mujeres privadas de libertad,  embarazadas o con hijos lactantes, así como aquella relativa a la erradicación de todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres”.

No more articles