“Acá hubo una escalada de violencia a partir de que se junta (Mauricio) Macri con (Michelle) Bachelet y ponen en agenda al Pueblo Mapuche. Desde ahí empieza la persecución y muerte de nuestra gente”.

María Isabel Huala, madre del lonko Facundo Jones Huala, apunta al encuentro entre los presidentes de Argentina y Chile, concretado a fines de junio, para establecer el punto de inicio de la delicada coyuntura del conflicto entre el Estado argentino y el Pueblo Mapuche, tensionada aún más por la muerte del joven Rafael Nahuel, hecho ocurrido el pasado 25 de noviembre, luego de recibir un disparo por la espalda en medio de la represión del Grupo Albatros de Prefectura en Villa Mascardi (Provincia de Río Negro).

“Es un dolor muy grande. También es un poco la misma muerte de Matías Catrileo. Es triste, es doloroso, pero también nos da fuerzas para seguir luchando, para saber que acá y del otro lado de la Cordillera somos un mismo pueblo que nos estamos levantando”, comenta María Isabel, en conversación con El Ciudadano.

La madre del líder mapuche detenido en la cárcel de Esquel, cuya extradición fue solicitada por el Gobierno de Chile por su supuesta participación en el atentado al fundo Pisu Pisué (Los Ríos) en 2013, relata que Jones Huala permanece “dentro de todo bien, tomando medicina de nuestra cultura” y esperando el juicio que podría traerlo al país.

Argentina siguiendo los pasos de Chile

A fines de septiembre, el subsecretario del Interior de Chile, Mahmud Aleuy, se reunió con la titular de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, con el fin de intercambiar información sobre un eventual tráfico de armas, en el contexto de la denominada “Operación Huracán”. Este tipo de encuentros despiertan las sospechas en las comunidades mapuche a este y al otro lado de la Cordillera de Los Andes.

“Acá se esta viendo lo que se vio hace diez años o un poco más en Chile. Como que ahora se está visualizando acá. Lamentablemente, es lo que uno viene viendo desde hace un tiempo hasta ahora y por algo se reúnen los ministros y en conjunto hacen operaciones”, sostiene María Isabel Huala.

Siguiendo este argumento, la madre del lonko Jones Huala explica que las comunidades mapuche con reivindicaciones territoriales se han transformado en el enemigo de “los negociados que hace el Estado argentino con las multinacionales”.

“Los pueblos originarios estamos en contra de las mineras, petroleras, hidroeléctricas y forestales y la soja, o sea, Monsanto. Entonces, pasamos a ser el enemigo para el Gobierno (argentino) y todos sus negociados”, subraya.

Caso Santiago Maldonado: “Los testigos dijeron desaparición forzada seguida de muerte”

El 24 de noviembre la comisión médica que analizó la autopsia al cuerpo de Santiago Maldonado concluyó de forma unánime que el joven artesano murió ahogado producto de una “asfixia por inmersión” coadyuvada por “hipotermia”.

A pesar de aquella resolución, María Isabel Huala insiste en que los resultados deben ser probados nuevamente, puesto que desconfía del sistema judicial. “Nosotros tenemos la palabra de nuestra gente y en eso creemos. Tanto en Chile como Argentina, no creemos en una justicia de dos repúblicas que nos vienen mintiendo desde la colonización o desde la Conquista del Desierto y la Pacificación de La Araucanía, queriéndonos desaparecer. No podemos creer en esa justicia, que para nosotros no existe”, sostiene. 

La progenitora de Jones Huala suscribe a la versión de que el cuerpo fue “plantado”, puesto que “apareció río arriba, su piel no está totalmente destruida. Hubo muchas irregularidades, hay muchos análisis que todavía no están, que se han hecho, pero que hay que esperar”.

“Los testigos que estuvieron en el lugar dijeron desaparición forzada seguida de muerte y es así como lo vamos a seguir sosteniendo. Gendarmería se llevó a Santiago y después fue a tirar el cuerpo”, reafirma.

No more articles