Tiempos oscuros se están viviendo en México y la muerte de periodistas está estremeciendo a todo el mundo. Durante las movilizaciones que tuvieron lugar este martes 16 de mayo, las consignas Nos están matando y Ni uno más fueron las que más corearon los reporteros en las protestas efectuadas en Guerrero, Morelos, estado de México, Hidalgo, Aguascalientes, Jalisco, Colima y Nayarit. En esa misma dirección, en mítines celebrados frente a los congresos de Colima, Hidalgo y Zacatecas reclamaron la falta de atención del gobierno federal para resolver los crímenes contra periodistas.

Javier Valdez Cárdenas

En esa misma dirección, en el estado de Guerrero, los manifestantes realizaron una marcha para demandar que cesen las amenazas y asesinatos contra periodistas en esa localidad, así como en repudio a la retención de siete reporteros el sábado pasado por civiles armados en Acapetlahuaya.

Cabe destacar, tal como informa La Jornada, que en lo que va del año ya han sido asesinados 6 periodistas, que se suman a los más de 120 ultimados durante los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. La mayoría de esos crímenes permanecen impunes.

Por su parte, en Iguala y Acapulco, criticaron que los gobiernos federal y estatal mantengan esa impunidad y sean cómplices de la delincuencia, al no ejercer mecanismos de protección y seguridad para los informadores, y ante la falta de garantías para el ejercicio periodístico. En San Cristóbal y Tuxtla Gutiérrez, los manifestantes presentes lamentaron que todos los días México esté bañado de sangre, pues cada vez son más recurrentes los asesinatos de comunicadores. Los manifestantes encendieron velas y colocaron cartulinas con la frase: La voz de los periodistas es también nuestra voz.

Dos periodistas muertos en 24 horas

La muerte de Cárdenas se produjo horas antes del asesinato de Jonathan Rodríguez, trabajador del semanario El Costeño de Autlán, la cual se produjo en un ataque de individuos armados en el que resultó herida de gravedad su madre y subdirectora del medio, Sonia Córdova.

Rodríguez, de 26 años de edad, trabajaba en el medio de comunicación propiedad de su padre, aunque hasta ahora se desconocen sus funciones, tal como informaron a EFE fuentes de la Fiscalía de Jalisco. Según registran los medios locales, el joven trabajaba como reportero, mientras que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió un comunicado en que lamentó el deceso “del periodista”.

El ataque ocurrió cuando Sonia Córdova y su hijo circulaban en auto en Autlán. La subdirectora fue asistida por los servicios médicos y trasladada de emergencia a Guadalajara, capital de Jalisco, donde se encuentra en estado grave. Rodríguez no corrió igual suerte y falleció en el acto.

Con estos dos nuevos asesinatos a comunicadores en México, la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) ya ha contabilizado diecisiete asesinatos de trabajadores de la comunicación en seis países de América Latina durante el transcurso de 2017, siendo México el país con más cantidad de víctimas.

El reclamo internacional

Además del fuerte repudio al interior de México, el mundo ha puesto su mirada sobre la delicada situación que se vive en el país latinoamericano. En ese sentido, la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), Irina Bokova, emitió un comunicado para reprobar el asesinato y exigir a las autoridades una investigación “minuciosa para asegurarse que este crimen no permanezca impune”.

Bokova declaró que la muerte violenta de Valdez, fundador del semanario Ríodoce, corresponsal de La Jornada, de la Agencia France Press y premio Internacional de la Libertad de Expresión 2011, que otorga el Comité de Protección para los Periodistas (CPJ), “nos recuerda una vez más de manera contundente que demasiados periodistas valientes ejercen su profesión en un entorno carente de seguridad y que, al atacarlos, se menoscaban los derechos humanos fundamentales a la libertad de expresión y de información”.

Por su parte, la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA, por sus siglas en inglés) y el Foro Mundial de Editores (WEF, por sus siglas en inglés), advirtieron: “si el ritmo acelerado y desenfrenado de crímenes (de periodistas) se mantiene, el 2017 podría convertirse en el más violento y letal para la profesión”.

La organización internacional resaltó que el caso de Valdez se suma a los hechos ocurridos en Guerrero, donde tal como señalamos anteriormente, un grupo de reporteros locales y corresponsales extranjeros “fueron detenidos por varias horas por civiles, fueron amenazados de muerte y despojados de sus instrumentos de trabajo”.

No more articles