Se llama María del Carmen García y en España es conocida como la “madre coraje”. Acaba de salir de la cárcel, luego de haber sido declarada culpable por rociar gasolina y prender fuego al violador de su hija. Si bien su condena expira en agosto de 2018, la justicia determinó que desde esta semana quedara con reclusión nocturna.

En octubre de 1998, Antonio Cosme violó a Verónica, en ese entonces de 13 años. El agresor fue condenado y salió de prisión siete años después.

En junio de 2005, María del Carmen estaba en un paradero esperando transporte público, cuando Cosme se le acerca y le pregunta: “¿Qué tal señora? ¿Cómo está su hija?”. Luego de esa provocación, el hombre se fue a un bar y la madre de Verónica a una estación servicios. En ese lugar, compró un bidón de gasolina.

María del Carmen lo fue a buscar y lo encontró. Antonio Cosme estaba en el baño cuando la “madre coraje” lo roció con combustible y le lanzó un fósforo encendido. Murió dos días después.

En un comienzo, la madre fue condenada a nueve años y medio, sin embargo, el Tribunal Supremo corrigió la condena a cinco años y medio. Su defensa presentó un recurso y un juez de Vigilancia Penitenciaria permitió que María del Carmen pueda desarrollar su vida fuera de prisión, pero volviendo cada noche.

“Ojalá yo nunca lo hubiese hecho y él no hubiera violado antes a mi hija”, dijo la “madre coraje” a Las Provincias, un medio de comunicación valenciano.

No more articles