Tres comuneros depusieron huelga de hambre en caso Luchsinger-Mackay: Habla abogado

“El principal motivo de la huelga de hambre era la dilación indebida del proceso. Terminado lo que sustentaba una posible paralización, estimaron que correspondía bajar la huelga y centrarse únicamente en la realización del juicio”, señaló el representante de los comuneros, Sebastián Saavedra Cea.

El pasado 27 de junio Juan Tralcal Quidel, Luis Tralcal Quidel y José Tralcal Coche culminaron la huelga de hambre líquida que mantenían en la cárcel de Temuco desde el 29 de mayo pasado, a raíz de la dilación indebida del proceso en su contra llevado a cabo en el marco del denominado caso Luchsinger-Mackay.

“Bajaron la huelga porque la Corte de Apelaciones rechazó el recurso de hecho interpuesto por el querellante Carlos Tenorio y eso dejó sin sustento el requerimiento ante el Tribunal Constitucional. Tanto así que durante esta semana, el abogado de la familia Luchsinger-Mackay presentó un desestimiento (ante el Tribunal Constitucional), señalando que no tenía lógica continuar con el requerimiento”, expuso el jurista Sebastián Saavedra Cea, defensor de los mapuche imputados.

Nueva etapa

Al presentarse el requerimiento ante el Tribunal Constitucional, lo que buscaban los representantes de la familia Luchsinger-Mackay era que se generara una paralización del juicio por aproximadamente un año, extendiendo la prisión preventiva de los imputados. Al haber puesto fin a este trámite, no queda más que esperar que se fije la fecha del juicio.

Para terminar este largo proceso y realizar el juicio, la Corte de Apelaciones debe resolver el auto de apertura del juicio oral. De esta forma, el Tribunal de Garantía tiene 48 horas para remitir el auto de apertura al Tribunal Oral y desde ahí, se tiene fijar el juicio dentro de 15 a 60 días.

Consultado respecto al estado de salud de los comuneros pertenecientes al lof Yeupeko-Filcún, el abogado Saavedra Cea afirmó que los tres se encontraban relativamente bien. “Al menos dos de ellos ya habían desarrollado una huelga de hambre en el 2010, por el caso TurBus, por tanto tenían algo de experiencia en el tema. Por ello, ahora se encuentran más repuestos, aunque bajaron algunos kilos; pero se encuentran en un estado de salud normal”, señaló.

Gabriel Muñoz
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.