Los Gobiernos de Bolivia y Brasil han suscrito en Brasilia un memorando de entendimiento para construir el ferrocarril que unirá las costas atlántica y pacífica de Sudamérica, proyecto en el que también se encuentra incluido Perú.

En el acto han estado presentes los presidentes de ambos países, Evo Morales y Michel Temer, así como los ministros de Obras Públicas y de Transporte, Milton Claros y Mauricio Quintella Lessa, respectivamente.

El documento funda un grupo de trabajo que se encargará de montar las bases del futuro Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración -popularmente conocido como tren bioceánico- y establece un plan de trabajo inicial para aprovechar la infraestructura existente y recaudar fondos, ya que el proyecto demandará una inversión no inferior a los 10.000 millones de dólares.

Otras cuatro comisiones promoverán la integración comercial y energética y coordinarán las políticas sociales entre Bolivia y los estados brasileños de Acre, Rondonia, Mato Grosso del Sur y Campo Grande.

Todas tienen un plazo limitado, ya que su trabajo debe finalizar antes de la cumbre programada para el próximo 30 de enero en la localidad fronteriza boliviana de Puerto Ustarez.

Uno de esos grupos de trabajo aspira a triplicar la compra de gas boliviano a partir del año 2018, mientras que Evo Morales ha aprobado la contratación directa e independiente de la brasileña Petrobras.

Entre otras materias negociadas, destacan los proyectos conjuntos termoeléctricos e hidroeléctricos, la colaboración en el sector agroindustrial y la migración transfronteriza.

No more articles