Como víctima de una “persecución” se manifestó este jueves la ex presidenta argentina y actual senadora, Cristina Fernández, tras ser procesada con prisión preventiva por supuestamente encubrir a los iranís acusados del ataque de la AMIA en 1994.

La ex mandataria además definió como un “exceso” y una violación del estado de derecho la acción del juez en su contra: “Estas medidas degradan aún mas a la justicia argentina y señalan al gobierno y al presidente Mauricio Macri como el máximo y verdadero responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”, expresó Fernández, quien juró en su cargo como legisladora hace poco más de una semana.

El juez Claudio Bonadio ordenó detener a Fernández por los presuntos delitos de traición a la patria y encubrimiento agravado y pidió al Senado que le despoje de la inmunidad de arresto, al considerar que puede entorpecer la investigación.

En la causa, que fue abierta tras la denuncia que el fiscal Alberto Nisman realizó en enero de 2015 contra ella, días antes de aparecer muerto en extrañas circunstancias, se investiga si un acuerdo suscrito entre Argentina e Irán en 2013 buscaba encubrir a los imputados iraníes del atentado a la mutua AMIA, que dejó 85 muertos y sigue impune.

EFE

No more articles