Agentes de la Policía de Honduras se declararon en huelga este lunes por la crisis política en el país y el incumplimiento de sus beneficios salariales.

La situación en la nación centroamericana es volátil. Tal como informa RT en español, tras los recientes comicios presidenciales celebrados el pasado 26 de noviembre, manifestantes de la oposición han salido a las calles a protestar por lo que consideran un fraude. Las protestas han sido reprimidas por la Policía con un saldo de al menos cinco muertos y veinte heridos.

Un agente citado por La Prensa declaró este lunes: “Nosotros no somos máquinas ni robots y no estaremos exponiéndonos a que nos maten en las calles y a reprimir al pueblo. Además, a nuestra familia nadie la está cuidando”.

Según ese mismo periódico, agentes de la Policía antimotines y de las fuerzas especiales anunciaron que estarían de “brazos caídos” y no se sumarían a las acciones de control de orden público.

El ministro de Seguridad, Julián Pacheco, aseguró que el motín de los uniformados empezó por el vídeo de un oficial que anunciaba la falta de recursos para honrar las bonificaciones especiales: “Esos pagos están garantizados por la Secretaría de Hacienda”, dijo el funcionario, quien llamó a no “politizar” el órgano policial.

Además de expresar su “malestar” ante la crisis política en el país, la Policía Nacional dejó en claro que el cese de sus actividades va más allá del incumplimiento salarial que han sufrido.

A través de un comunicado oficial, los uniformados aseguraron que no están dispuestos a “confrontar” y a “reprimir” los derechos del pueblo, y por tanto, solicitan a los “mandos intermedios” tomar las riendas de la institución por la “inoperancias de nuestros superiores”.

Ratificando que “el pueblo es soberano y a ellos nos debemos”, los funcionarios exigen que les sean garantizados sus derechos, como el de la libre expresión, y subrayan que su posición no se debe a “ideales políticos ni demandas laborales”, sino a la “inconformidad” por los hechos que han venido sucediendo.

“Abogamos a que se recupere la paz y tranquilidad para nuestro pueblo lo más pronto posible”, puntualiza el documento.

No more articles