El gobierno uruguayo  y y la empresa UPM firmaron un histórico contrato de inversión para la construcción de la planta de celulosa “más grande del mundo”, con una capacidad para producir 2 millones de toneladas anuales y una inversión total de 2000 millones de Euros.

Se trata de la más grande inversión de la historia del país sudamericano “superior a los 1.000 millones de dólares anuales”, que significará el pago de tributos por “120 millones de dólares al año” y “permitiría un crecimiento permanente de más de 2% del PIB” en la economía uruguaya, tal como señaló el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García.

Este contrato pone fin a la primera etapa de negociación. Ahora se abre la segunda etapa, donde el gobierno uruguayo y UPM se comprometen a realizar distintas obras que permitan, en un año y medio o dos, tomar la decisión final de construir o no la segunda planta de celulosa.

De concretarse la obra, se generarían “8.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos” para el país y que se pagarían “200 millones de dólares anuales en salarios”.

Una vez iniciada la producción, UPM deberá además pagar al Estado un canon anual de 3,5 millones de dólares durante toda la vida útil de la fábrica, más un canon extra de igual monto durante los primeros 20 años de producción. E

s decir que en total el canon sería de 7 millones de dólares en el caso de que la planta produjera más de 2 millones de toneladas.

UPM planea construir una fábrica capaz de producir entre 1,9 millones y 2,4 millones de toneladas.

No more articles