La misión de Venezuela en la OEA consideró “ilegal” que la organización celebre este jueves y viernes audiencias para analizar si el Gobierno del país ha cometido crímenes de lesa humanidad, buscando determinar con ello si hay base para llevarlo ante la Corte Penal Internacional (CPI).

La legación diplomática, en una nota de prensa, cargó contra el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por organizar “una actividad de propaganda con fondos desconocidos para agredir a un Estado miembro”. “Esta actividad ilegal carece de mandato, pues (la OEA) no tiene competencia para actuar como tribunal internacional, violando la Carta (fundacional), las normas generales y el acervo jurídico de la organización”, sostiene el escrito.

En la reunión ordinaria del Consejo Permanente celebrada este martes, en la que no estuvo Almagro por encontrarse de viaje de trabajo en Costa Rica, la misión venezolana exigió información sobre quién financia la iniciativa. En ese sentido, a cargo de las sesiones estará el ex primer fiscal de la CPI Luis Moreno Ocampo (2003-2012), nombrado por Almagro en julio para este cometido, quien “no cobra por su trabajo”, según informaron a la agencia Efe algunas fuentes -no identificadas- de la OEA.

No obstante, la misión de Venezuela quiere saber quién financiará los gastos que acarreen las audiencias, por ejemplo el pago de traductores, además de con qué fondos viajarán a Washington los venezolanos que denunciarán al Gobierno en la organización.

Al respecto, Ocampo dijo en julio pasado que el Gobierno venezolano debería ser invitado a las audiencias, pero fuentes de la representación del país en la OEA explicaron a Efe que la nota que han recibido es la misma que el resto de legaciones, es decir, se les ha invitado a escuchar las audiencias pero no a participar o defenderse de las acusaciones. En cualquier caso, los representantes venezolanos no acudirán porque no quieren “validar” algo que consideran “ilegal”, indicaron.

El comunicado añade que además, se trata de una “iniciativa personal” de Almagro que “no representa la voluntad de los Estados miembros y, sin embargo, usa el nombre de la OEA para atacar a Venezuela”.

La misión venezolana, que recibió el apoyo de Bolivia y Nicaragua en el Consejo, exigió que se retire el nombre de la OEA de la actividad y que no se empleen sus espacios y personal “para atacar a un Estado miembro, usando fondos ocultos y externos”.

La primera audiencia se celebrará este jueves con representantes de la sociedad civil venezolana, y la segunda el viernes con miembros de las Fuerzas Armadas del país. Las siguientes sesiones no están aún programadas pero tendrán lugar en septiembre y octubre, y la información obtenida la analizará antes del 30 de octubre un panel de expertos.

En la foto, una mujer sostiene un cartel con una imagen del presidente de la Asamblea Nacional venezolana, el opositor Henry Ramos Allup, durante una manifestación realizada el lunes 11 de septiembre de 2017, en Caracas, donde miles de personas se movilizaron en una marcha “antiimperialista” y “antivendepatria”, en homenaje al fallecido presidente de Chile, Salvador Allende.

No more articles