Los alcaldes de las cuatro comunas colindantes al lago Llanquihue (Puerto Varas, Llanquihue, Frutillar y Puerto Octay) se reunieron en la intendencia de Los Lagos, con motivo del preocupante estado del cuerpo lacustre, a raíz del vertimiento de aguas servidas, por parte de ESSAL.

Según afirmó Víctor Angulo, alcalde de Llanquihue, a radio Bío Bío, “los desechos que caen al lago tienen sus responsables. Nosotros en la comuna de Llanquihue tenemos la planta de tratamiento de ESSAL, que para nosotros es un tremendo problema, porque muchas veces se han provocado descargas sin tener ninguna base legal y contaminando el agua. Afortunadamente, no tenemos una descarga directa al lago, pero sí tenemos cuatro descargas que van al río Maullín”.

En tanto, el edil de Puerto Varas, Ramón Bahamonde, expresó que “el lago Llanquihue es una fuerza que no solamente alimenta a las comunas del lago, sino a la provincia de Llanquihue, a la región y a Chile, porque internacionalmente es una de las mejores postales del mundo. Yo creo que lo vamos a resolver. Si hay que ver las cosas en términos objetivos y positivos. No nos dejemos impresionar por una situación de una irresponsabilidad empresarial”.

A la estación radial también declaró el jefe comunal de Frutillar, Clauss Lindemann. “Nosotros no tenemos mediciones como para decir si hay una contaminación y de qué grado es. Lo que tenemos son muestras puntuales en el lugar de descarga. Estamos esperando que estas mediciones lleguen a nuestras manos para poder interpretarlas, para de esta forma tomar las decisiones del caso”, señaló.

No more articles