Uno de las principales tareas de la Municipalidad de Lo Barnechea es fortalecer el turismo dentro de la comuna. Si bien no cuenta con los tradicionales atractivos turísticos como playas o lagos, si cuenta con la Cordillera de Los Andes y todos los puntos de interés que ofrece la naturaleza.

Lo Barnechea es la comuna con más áreas verdes en la Región Metropolitana, y su cercanía y espacio en la Cordillera es uno de los mayores potenciales de la comuna, cuestión que para el alcalde de Lo Barnechea, Felipe Guevara, es un elemento que no puede dejar indiferente ni ser desaprovechado desde cualquier punto de vista.

Con la tarea permanente del cuidado del medio ambiente y la participación ciudadana, el municipio ha realizado una serie de llamados a los vecinos para mantener limpias las quebradas cordilleranas que corresponden a su circunscripción. Iniciativa que lleva adelante cada primavera, actividad de la que participan gran cantidad de vecinos todos los sábados de cada mes. Con esto se logra conocer el territorio y generar una mayor conciencia medioambiental entre los habitantes de  Lo Barnechea.

Esta tarea es crucial a la hora de fomentar el turismo, y el municipio pone énfasis en que debe ser un objetivo de cada uno de los habitantes. A las actividades como la limpieza de quebradas, y la ya instaurada visita al sector Farellones y La Parva, se ha sumado en el último tiempo una importante medida respecto de los animales insignes en nuestro país, y que hoy se encuentra en peligro de extinción.

De esta forma, la Municipalidad de Lo Barnechea ha decidido implementar un suplementero para cóndores en el camino a Farellones, para que los visitantes sean  parte del cuidado que ellos requieren y formar comunidad, idea que se viene desarrollando hace ya dos años.

Con esto se busca fomentar el turismo desde la conciencia medioambiental, con mayor respeto por el patrimonio, lo que refleja el espíritu tradicional que se mantiene en la comuna. “En el contexto del desarrollo del turismo en la comuna, venimos trabajando distintas alternativas para promoverlo, y una de esas es que nos hemos dado cuenta que hay gente que se apasiona por el avistamiento de aves”, señaló sostiene el alcalde Guevara. .

En este sentido, en Lo Barnechea se busca generar una instalación en la pre-cordillera donde que permitiese interactuar con el medio ambiente y, al mismo tiempo, preservar esta ave que se encuentra en peligro de extinción.

Este comedero, ubicado en la Meseta Cóndores, es un primer paso en esta dirección, lo que para el alcalde Guevara viene a suplir la disminuida oferta de comida para los cóndores. “Los animales muertos que comen los cóndores han disminuido por la presencia en la zona central de muchos perros asilvestrados. Esos perros se han ido comiendo las crías de conejos, zorros. Entonces, hay menos animales disponibles para que los cóndores se alimenten”, señaló el edil.

Al mismo tiempo, Felipe Guevara comentó que la idea “es mantener un espacio cercado, en donde los visitantes puedan acceder a observar y dejar carne para los cóndores cuando visiten Farellones, uno de los puntos con mayor movimiento dentro de Lo Barnechea. Las cercas impedirían el paso a perros u otros animales que pongan en riesgo esta fuente alternativa de alimentación para las aves”.

La implementación es una parte, a lo que se une la mantención de la zona, lo que no es sólo responsabilidad del municipio, sino que requiere un trabajo en comunidad. Por lo que la labor conjunta entre el municipio y los vecinos tiene un carácter fundamental.

De esta forma, el corral contará con 6.300 metros cuadrados, donde se depositarán semanalmente carne de caballo o chivo con previa certificación del SAG. Las labores se iniciarán en enero próximo.

Al alcalde de Lo Barnechea agregó que los cóndores han sobrevolado zonas residenciales, y que “durante esta temporada ha habido una muerte importante de conejos cercana a la zona urbana”.

Entonces, por cuidado tanto de los animales como de las personas, el espacio de Meseta de Cóndores contará con rejas, mientras reposan luego de comer, ya que se estima que necesitan al menos 90 minutos para emprender vuelo tras alimentarse, señaló el alcalde Felipe Guevara.

 

No more articles